sábado. 28.01.2023

Un paseo por el siglo XVI en el este de León, desde Tierra de Campos hasta la Montaña Oriental de León, componen la también conocida como Ruta del Plateresco. Son el rastro de la Escuela Juniana Leonesa. En 1535, el artista de origen francés Juan de Juni, instalado en Valladolid, llega con sus discípulos al monasterio de Santa María de Trianos con una legión de carpinteros, pintores y escultores. A 5 kilómetros de Sahagún, el artista, representante junto con Berruguete de la nueva escultura española del siglo XVI, comenzó una obra tan fértil como la vega del Cea. Vallecillo, Gordaliza del Pino, Sahagún, Joara, Celada, Valdescapa, Villaselán, Valdavida, Cistierna y Yugueros son las localidades herederas de esa Escuela Juniana Leonesa. Y tres leoneses del siglo XX-XXI son los artífices de su transformación en una moderna ruta turística y cultural que saca a la luz el esplendor del plateresco. Siro Sanz, de Cistierna, Ramón Poza, de Valvavida, y Jesús Revilla, de Valdescapa, de la Asociación Cultural Balle de Escapa, idearon y pusieron en marcha en 2018 esta ruta con el apoyo de la Diputación provincial de León y la asociación Promonumenta, apoyo al que se suma la Consejería de Cultura que además de las rutas teatralizadas financiará este año un festival de música renacentista.

La ruta da vida a pueblos olvidados y retorno económico a la hostelería y productos artesanos de la comarca, con el foco principal en Sahagún. Una jornada es suficiente para completar la excursión guiada y disfrutar de la gastronomía en el restaurante El Arco. También se realizan catas en la Bodega Vitalis.

Arrancando en Gordaliza del Pino se descubrirá en la Iglesia de Nuestra Señora de Arbas el retablo de la Transfiguración con la huella evidente de Juan de Villoldo en estas tablas anónimas cuya arquitectura y escultura fue policromada por el riosecano Martín Alonso en 1754. En Vallecillo el retablo de San Pedro Cátedra parece de las mismas manos que el de Gordaliza del Pino. Las figuras de San Pedro con su cátedra, la Asunción y el Calvario ocupan la parte central. En este retablo se observa la influencia de los cánones romanistas introducidos en León por Juan de Becerra influenciados por las corrientes contrarreformistas.

En la capilla de Jesús de la iglesia de San Lorenzo de Sahagún está el retablo con relieves atribuidos a Juan de Juni, aunque según J. C. Torbado fueron sus discípulos Jean de Angers y Guillén Doncel los verdaderos artífices de esta joya.

En Joara, el retablo dedicado a San Andrés está atribuido a Cristóbal de Colmenares, pintor leonés enterrado en el claustro de la Catedral, que en 1543 contrata las pinturas y la policromía. Son doce tablas, cuatro dedicadas a la vida del santo y el resto al Nacimiento y Pasión de Cristo.

En Celada de Cea, el retablo de los Niños Justo y Pastor fue encargado por el comisario Francisco en el año 1550. Está lleno de carteles, ángeles y cabezas de relieve. En los traspilares detacan las figuras de mujeres, carteles, frutas y orejeras con la Piedad en el centro. En Valdescapa de Cea, la iglesia de San Andrés tiene un retablo dedicado a este santo, al igual que en Joara, y al Nacimiento y Pasión de Cristo. Una escritura de 1625 de Juan Muñío acredita que es una obra de Francisco de Villamuño, de Becerril de Campos.

El retablo de San Facundo y San Primitivo en Villaselán puede ser obra del escultor leonés Esteban Jordán, también reconocido en su faceta de pintor. Son doce tablas, del mismo autor que el retablo de Valdavida, dedicado a San Julián y Santa Basilisa.

El paseo por el siglo XVI en el este de León llega a Cistierna, ya en la montaña oriental. En la iglesia de Cristo Rey se encuentra el retablo de Nuestra Señora de los Ángeles, que dataría del primer tercio del siglo XVI. La imagen de la Virgen es atribuida a Juan de Villacorta y la custodia monumental a Pierres de la Fuente. Este retablo fue concebido para la ermita de la Cruz de Valderas, que se erigió en la antigua sinagoga de Valderas. Cuando se arruinó en 1926 pasó un tiempo en la ermita del Otero y luego en el seminario de San Marcos. Está en Cistierna desde 1997.

La ruta termina, o empieza, según se quiera iniciar en Yugueros. El retablo de El Salvador data del año 1553, ordenado por el obispo Francisco Trujillo, y se cree que su autor pudo ser Jean de Angers por una inscripción.

El 17 de enero, esta singular iniciativa turístico-cultural recibe en Madrid el Premio Nacional de Turismo de la Asociación Internacional de Periodistas y Escritores Latinos de Turismo Visión «en reconocimiento a su novedad como ruta sacra de divulgación y del patrimonio al lado del Camino de Santiago, que crea oportunidades para el turismo de la zona y ayuda contra la despoblación».

El director general de Turismo de la Junta, Ángel González Piedras, entrega el premio, una estatuilla del peregrino-turista de la María Carretero y Domingo de Famara. «Hay que promocionar todo lo que ayude a fomentar el turismo y hay que proteger cada vez más frente a la despoblación», asegura el presidente de Visión, el periodista Tomás Rodríguez Arteaga, oriundo de Fresno de la Vega. La Ruta del Plateresco se sitúa en un escaparate privilegiado ante los focos periodistas y responsables de turismo de toda la geografía española y latinoamericana que acudirán a Fitur, como México, Argentina y Brasil, ya confirmados.

Los 10 del plateresco
Comentarios