viernes. 03.02.2023
Uno de los tramos transitables de la Cueva de Valporquero.

Apoco más de 34 kilómetros de la capital, los primeros ecos de la majestuosa montaña leonesa se empiezan a dejar ver entre el asombro de quienes visitan la zona por primera vez y la admiración de aquellos cuya suerte les permite habitarla cada día.

Ejemplo de tan bella factura es Vegacervera, que no sólo se limita a observar las montañas por su cara exterior, sino que, como ocurre en Valporquero, explora sus cuevas hasta atisbar parte de su alma. Caminos, puentes, escaleras y multitud de focos acompañan al turista durante 1 kilómetro de recorrido, permitiéndole admirar la gran obra de arte que la naturaleza ha ido modelando durante más de un millón de años. Estalactitas, estalagmitas, coladas y columnas de diferentes brillos y colores se suceden a lo largo de siete salas visitables.

Y ya fuera, el casi recién nacido Torío baja con aguas bravas en invierno y sosegadas en verano. En sus interior reina la trucha y la pesca deportiva. En todo el entorno de Vegacervera se suceden las empresas de multiaventura.

Rutas de senderismo, alojamientos rurales, restaurantes y todos los servicios turísticos completan la oferta.

z? POR pablo rioja

Valporquero, el corazón de la montaña leonesa
Comentarios