miércoles. 08.02.2023
La Comisión Europea ha tenido que modificar a última hora un proyecto de Estrategia Europea para el Empleo que iba a ser aprobado hoy y en el que se resucitaba la vieja idea de los objetivos nacionales de creación de empleo. El documento difundido extraoficialmente a lo largo de la mañana de ayer en Bruselas sobre dicha Estrategia contemplaba objetivos nacionales cuantificados de creación de empleo, en línea con lo que han sido algunas de las ideas de máximos que el Ejecutivo comunitario ha venido barajando a este respecto desde mediados de la década de los 90. Por la tarde, sin embargo, y después de una reunión de jefes de Gabinete, todas las referencias cuantitativas fueron retiradas del texto que se aprobará finalmente mañana, y que los líderes comunitarios estudiarán el próximo mes de marzo, durante la tradicional cumbre de primavera que dedican, casi monográficamente, a la reforma de la economía comunitaria. La definición de objetivos nacionales de empleo es una suerte de caballo de batalla que emerge periódicamente en la UE. Lo lleva haciendo desde los debates previos al Tratado de Amsterdam, en la segunda mitad de la pasada década, y suscita la animadversión de países como España, que mantienen tasas de paro importantes y que no quieren comprometerse a reducirlas de un modo regulado previamente. La nueva estrategia europea se sustenta en tres ideas motrices: el pleno empleo, tal como éste aparece contemplado en las conclusiones del Consejo de Lisboa; cualidad y productividad en el trabajo basado en el conocimiento y la competitividad; y cohesión y eliminación de las disparidades existentes en el acceso al mercado laboral. Junto a este texto, la Comisión aprobará también las Grandes Orientaciones de Política Económica revisadas.

La CE abandona los objetivos de empleo en su nueva estrategia
Comentarios