martes 29/9/20

La economía española sufre el mayor desplome de la eurozona

El PIB de los países del euro cae un 12,1 por ciento y el empleo se desploma casi un 3 por ciento
Sede de la Unión Europea en Bruselas. OLIVIER HOSLET
Sede de la Unión Europea en Bruselas. OLIVIER HOSLET

Los malos registros que se han ido conociendo las últimas semanas de los países que componen la eurozona vislumbraban una caída del PIB sin precedentes. Y así ha sido. Los datos publicados este viernes por la oficina de estadística comunitaria Eurostat revelan que la economía de los países de la zona euro se desplomó un 12,1% en el segundo trimestre a consecuencia de la pandemia. Si se amplía el foco a toda la Unión Europea (UE), la caída es del 11,7%, en ambos casos el mayor descenso desde que comenzaron los registros en 1995.

Esta cifra es muy superior a los descensos del primer trimestre del año, cuando el PIB de la eurozona cayó un 3,6% y en la UE un 3,2%, lo que revela la importancia del confinamiento en la economía de todos los países del continente, que comenzó a finales de marzo pero sobre todo abarcó el segundo trimestre (abril a junio).

En comparación con el primer trimestre, el PIB ha descendido en todos los Estados miembros para los que Eurostat dispone de datos, siendo la caída de España la más acusada, con un 18,5%. Si se amplía el foco, sólo supera Reino Unido, donde el PIB ha descendido un 20,4%.

España supera a los graves desplomes también de Portugal (-13,9%) y de Francia (-13,8%), mientras que las economías que sufrieron un menor impacto negativo en el trimestre fueron las de Finlandia (-3,2%), Lituania (-5,1%) y Dinamarca (-7,4%). Otros países del entorno también caen, pero menos que nuestro país. Es el caso de Alemania (-10,1%), Italia (-12,4%) o Bélgica (-12,2%).

UNA FACTURA COBRADA

La hibernación estricta llevada a cabo en España durante mitad de marzo pero sobre todo en el mes de abril -cuando tuvo que cerrar toda actividad no esencial para contener la propagación del virus- se ha cobrado una factura que ha dado la vuelta a los datos prepandemia. Y es que España era el país de la eurozona que más crecía antes del coronavirus, con un avance del PIB del 2% en 2019 frente al 1,3% de los países del euro.

Y si se compara con el segundo trimestre de 2019, España registró una caída interanual del 22,1%, la mayor de toda la UE, seguido de Francia, con una contracción del 19%, y de Portugal, con un retroceso del 16,3%. Bastante mejor que a la eurozona (-12,1%) le fue a Estados Unidos, cuya contracción del PIB fue del 9,5% en el segundo trimestre, tanto respecto al primero como a hace un año. Reino Unido, por su parte, cayó un 20,4% trimestral y un 21,7% respecto a hace un año. Y China, que había registrado un desplome del 10% en el primer trimestre, llegó a crecer un 11,5% en el segundo, siendo la primera gran economía del mundo que revierte el impacto de la crisis del coronavirus.

Tras este nefasto año, la Comisión Europea sigue confiando en que 2021 llegue con una recuperación de la economía importante y prevé que el PIB avance un 6,1% en la eurozona y un 5,8% en toda la UE. Aunque estas cifras pueden variar en su próxima actualización de previsiones, ya que en mayo también proyectaban una caída del PIB del 7,7% en los países del euro y del 7,4% en la UE, que ahora parece quedar corta.

Las cifras no dejan lugar a dudas sobre la profunda crisis a la que nos enfrentaremos en los próximos meses: la UE ha perdido más de 5,5 millones de empleos en el segundo trimestre, de los que 4,5 corresponden a los países que componen la eurozona, lo que representa una caída récord de la ocupación del -2,6% en la UE y del -2,8% entre los Diecinueve respecto al primer trimestre.

TRES DE CADA 10, DE AQUÍ

España registra un descenso de 1,5 millones de ocupados entre abril y junio, según los datos de Eurostat, hasta los 18,66 millones. Esto supone que tres de cada diez empleos perdidos en al eurozona durante el segundo trimestre fue en España.

Lo importante a la hora de hablar de recuperación es ver ahora las cifras del tercer trimestre (de agosto a septiembre), que marcarán la marcha económica de cada país. Los primeros indicadores de actividad del mes de julio publicados por la OCDE la semana pasada ya alertaban de que la recuperación se está produciendo en países como Alemania o Francia a una velocidad mucho mayor a la de España. La gran dependencia del turismo de nuestro país puede lastrar el ritmo de recuperación hasta final de año.

La economía española sufre el mayor desplome de la eurozona