viernes. 09.12.2022

El euro cae a mínimos ante un dólar reforzado por la recuperación

Una moneda débil beneficia las exportaciones pero encarece la importación de energía
Crsitine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, durante un acto oficial. SANZIANA PERJU / ECB HANDOUT HAN

Los diferentes ritmos de salida de la crisis marcaron una nueva tendencia en el mercado de divisas internacional. El dólar recuperó terreno y lleva semanas sacando músculo frente al resto de divisas ante la perspectiva de que la recuperación económica en EE UU marque el inicio de la retirada de estímulos por parte de la Reserva Federal (Fed).

Aunque el rebote económico comenzó a coger tracción también en Europa, se espera que su salida del túnel sea algo más lenta que al otro lado del Atlántico. Y esa fortaleza del billete verde se tradujo de inmediato en un euro débil que ayer tocó mínimos del año situando su cruce en 1,1715 dólares.

Esta hubiera sido su novena sesión consecutiva de caídas en un agosto que estrenó muy cerca de los 1,19 dólares. Sin embargo, al cierre de los mercados bursátiles, el dólar ‘aflojaba’ al conocerse que la inflación en EE UU se mantuvo en el 5,4% en julio, tras subir apenas un 0,5%.

Esta contención en la subida de los precios dio un mayor margen de maniobra a la Fed en los plazos para poner en marcha el conocido como ‘tapering’ (el fin de su programa de compra de deuda de 120.000 millones de dólares al año) sin dañar la recuperación. Más adelante llegó ya la primera subida de tipos de interés con la que el banco central controló que la inflación no se desboque. Las perspectivas apuntaron a 2023, coincidiendo con la implementación del millonario plan de infraestructuras de Joe Biden aprobado esta semana en el Senado estadounidense.

Con estas perspectivas, y aunque el dólar rompió ayer su racha alcista, los expertos anticiparon que su ‘poderío’ se mantendrá en los próximos meses. Sobre todo si se repiten datos tan potentes en el mercado laboral como los de los últimos meses. En julio, por ejemplo, el país creó 943.000 nuevos puestos de trabajo. Esta referencia, sumada a la evolución de la inflación, será la que marque los próximos movimientos del banco central.

Aunque la Fed tiene margen para decidir el futuro de su política monetaria, varios de sus miembros ya se manifestaron a favor de iniciar la retirada gradual de las medidas expansivas desplegada para hacer frente a la crisis. Unos estímulos económicos y fiscales sin precedentes que apuntaron a que los hombres de Jerome Powell, presidente del organismo, querrán ir preparando al mercado a partir de septiembre para una posible ‘marcha atrás’ de las medidas. Y esa perspectiva es la que está empujando al alza al dólar frente a las monedas de otras economías cuyos bancos centrales tardarán algo más de tiempo en seguir este camino.

Pase lo que pase en el corto plazo, los analistas de Bankinter sí previeron que la tendencia alcista del dólar se mantenga en los próximos meses. Así que, si se mantienen los cruces actuales, este sería el año más débil para el euro desde 2018, tras perder más de un 4,8% desde los 1,23 dólares que marcaba a inicios de año. Pero ¿qué impacto tiene eso en el bolsillo de los consumidores? Lo cierto es que, como la propia moneda, un euro a la baja tiene su cara y su cruz. «La zona euro es un exportador neto, por lo que un euro más débil es una buena noticia para la economía», explicó Edoardo Fusco Femiano, analista de mercados de eToro. Es decir, un euro débil serviría para afianzar la competitividad exterior.

Del mismo modo, y de cara a la temporada de verano, una moneda barata también incrementa el atractivo de un país para los turistas extranjeros, claves en la recuperación de un sector pilar de la economía nacional.

Por otro lado, «los consumidores europeos se verían afectados por el aumento de los precios de las materias primas, en particular el petróleo y el gas natural», advirtieron desde eToro. Y España importa muchas materias primas que se negocian en dólares. Aunque en este punto los consumidores sí se verían afectados, desde eToro consideraron que un euro/dólar más débil «tendrá un impacto limitado en términos de poder adquisitivo».

En su último informe de perspectivas, los analistas de Bankinter coincidieron en recordar que el dólar también pierde algo de atractivo como activo refugio en un entorno en el que ya existen menores incertidumbres gracias, por ejemplo, a una alta efectividad de las vacunas. «Por último, la política exterior de Estados Unidos, más transparente y menos beligerante (menores aranceles) contra Europa, se tradujo en un mayor desahogo para el euro», insistieron para remarcar que esta tendencia al alza del billete verde en ningún caso se desbocará.

El euro cae a mínimos ante un dólar reforzado por la recuperación
Comentarios