lunes. 06.02.2023

Guía para reducir la factura fiscal en un año marcado por la inflación

Ahorro energético, vivienda o inversión ayudan al contribuyente en la próxima declaración
                      La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. CHEMA MOYA
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. CHEMA MOYA

El tiempo corre y apenas quedan cinco meses para la nueva campaña de la declaración de la Renta que realizaremos entre abril y junio de 2023. Una cita con Hacienda que estará marcada por el notable impacto de la inflación sobre el IRPF, pues al no actualizarse la tarifa en el tramo estatal -algunas comunidades como Madrid, Galicia o Andalucía sí lo harán en el autonómico- habrá contribuyentes a los que les suban sueldos o pensiones que acabarán pagando más que el año anterior.

Pero que no cunda el pánico. Los españoles aún están a tiempo de aprovechar ciertos trucos legales para minimizar su factura fiscal. «De aquí a final de año conviene hacer una radiografía de nuestras finanzas y trazar un plan financiero y fiscal que tenga en cuenta nuestras circunstancias personales y nuestros objetivos, para poder sacar el mayor partido a nuestro dinero», indican los analistas de Abante. Vivienda habitual La vivienda es uno de los bienes que pueden utilizar algunos contribuyentes para reducir su factura fiscal. Desde el Instituto BBVA de Pensiones recuerdan que si alguien compró su casa antes de 2013 -o si pagó para su construcción, rehabilitación o ampliación, siempre que las obras acabasen antes de 2017- se podrá desgravar el 15% del dinero aportado durante el ejercicio, siempre sobre una base máxima de 9.040 euros. «Así, el máximo que se podrá deducir son 1.356 euros», indican.

El Gobierno amplió hasta finales de 2023 las deducciones por obras que mejoren la eficiencia energética de las viviendas. Desde el Instituto Santalucía recuerdan que «habrá deducciones de un 20% sobre el coste total de la obra, con un límite de hasta 5.000 euros si se reduce al menos un 7% del consumo energético». La rebaja puede subir al 40%(7.500 euros anuales) si las obras disminuyen el consumo de energía primaria que no sea renovable en, al menos, un 30%. Yse puede llegar al 60%(5.000 euros anuales) en el caso de rehabilitación de edificios residenciales con una reducción del 30% del consumo energético.

Los economistas recuerdan también que, si alguien tiene alquilado un inmueble que constituye la vivienda habitual del inquilino, podrá aplicarse una reducción del rendimiento neto del 60%. «Hay que tener en cuenta que si finalmente se aprueba la Ley de Vivienda el año que viene, esa reducción cambiará en algunos supuestos», matizan. En concreto, la idea es que ese 60% se recorte al 50% en los casos generales. Pero se podrá optar a una ‘rebaja’ del 90%si la vivienda está ubicada en una zona tensionada y se abarata el precio del alquiler en al menos un 5%.

La reducción será del 70%para los que alquilen el piso a jóvenes de hasta 35 años. «Por tanto, tal vez le convenga esperar a la entrada en vigor de esta norma y alquilar la casa a personas jóvenes, o bien rebajar el precio a su actual inquilino cuando termine el contrato y haya que firmar uno nuevo», indican los economistas.

En materia de vivienda, desde la OCU también recuerdan a los propietarios que algunas comunidades bonifican el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) en determinados casos. Por ejemplo, en Madrid pueden llegar al 90%en algunos casos de familias numerosas. De pérdidas a ganancias Los inversores en Bolsa y renta fija han sufrido este año grandes disgustos en forma de sonadas pérdidas en los mercados financieros. Por eso, los técnicos de Hacienda recuerdan que esos números rojos se pueden compensar con las ganancias patrimoniales obtenidas, o bien utilizar esas pérdidas para equilibrar, por ejemplo, rendimientos de capital mobiliario positivos.

Venta de acciones

La planificación también es clave en la venta de acciones. Yes que, según recuerdan desde Gestha, «los contribuyentes que prevean que sus rendimientos netos del trabajo serán inferiores 16.825 euros deben vigilar, en la medida de lo posible, que no haya rentas de otro tipo, como por ejemplo ganancias patrimoniales por venta de acciones o rentas por alquileres de inmuebles, superiores a 6.500 euros».

El problema es que, en esos casos, perderían una reducción de rendimientos del trabajo que puede llegar hasta los 5.565 euros, según sus cálculos. «Esto afecta también a la venta de acciones, que pueden obligar a hacer la declaración a quien en teoría está exento,los que ingresen menos de 14.000 euros con varios pagadores, o hasta 22.000 euros con un solo pagador», insisten.

Madres en paro

Si es madre de un niño o niña menor de 3 años y actualmente no trabaja por cuenta propia ni ajena, percibiendo prestaciones contributivas o asistenciales del sistema de protección de desempleo, tenga en cuenta que a partir del año que viene podrá aplicar la deducción por maternidad, según se prevé en los Presupuestos Generales del Estado para 2023.

Guía para reducir la factura fiscal en un año marcado por la inflación
Comentarios