domingo 05.07.2020

Iberdrola invertirá 10.000 millones este año y creará 5.000 empleos

La energética que preside Ignacio Sánchez Galán quiere convertirse en motor de desarrollo del país
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, en la junta celebrada ayer en Bilbao.
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, en la junta celebrada ayer en Bilbao.

Iberdrola quiere convertirse en uno de los motores de la recuperación de la economía para contribuir a restañar, en la medida de lo posible, las heridas que genere la pandemia. Así lo indicó ayer su presidente, Ignacio Sánchez Galán, en el transcurso de la junta de accionistas de la compañía, celebrada a puerta cerrada, mediante videoconferencia y con participación telemática. Galán anticipó que la empresa va a reforzar sus inversiones hasta alcanzar un récord este año de 10.000 millones de euros y que ya ha anticipado compras a sus proveedores por importe de 3.800, algo que tendrá una incidencia directa y beneficiosa en el sector de bienes de equipo eléctrico del País Vasco.

En un momento tan delicado como el actual, en el que la energía es un bien y una actividad esencial, la empresa quiere actuar como elemento tractor del proceso de recuperación. Una vertiente, recordó Galán, que no sólo influye en la generación de empleo sino también en la de impuestos y con ello de recursos para la Administración.

Así, recordó que la contribución de la compañía a las arcas públicas, en el conjunto de países en los que opera, fue de 14.000 millones de euros. «Tenemos la certeza de que la aceleración de las inversiones, una vez finalice esta situación excepcional, es la mejor y me atrevería a decir que la única fórmula para salir de este escenario de crisis y de incertidumbre. Por ello pretendemos que en 2020 las inversiones superen ampliamente el récord registrado ya el ejercicio pasado, para alcanzar los 10.000 millones de euros», señaló.

El presidente recordó que en estos momentos es «importante la liquidez», que circule el dinero en la sociedad y que haya crédito pero, advirtió, eso no es suficiente. «Tenemos que generar actividad y certidumbre a nuestros proveedores», concretó. Una parte de ese esfuerzo va a estar centrado en anticipar la entrada en funcionamiento de 9.000 megavatios de generación que están en construcción en todo el mundo, entre parques eólicos y plantas de generación solar.

El presidente detalló algunas características del plan de compras que ha puesto en marcha la compañía y que pretende anticipar los encargos a los proveedores, con una programación que incluye pedidos por 20.000 millones hasta 2023. Galán aseguró que ya se han anticipado compras por valor de 3.800 millones. «Seguiremos adelante desde el total convencimiento de que saldremos de esta situación y que, por tanto, las nuevas infraestructuras serán absolutamente necesarias», explicó a los accionistas.

Iberdrola también quiere poner su grano de arena en materia de empleo y tras aumentar su plantilla en 3.500 empleados el pasado año, quiere elevar esta cifra hasta 5.000 nuevos empleos en 2020, con lo que la cifra total de personas vinculadas a la empresa vasca se situará en 40.000.

Pese a la crisis que ya es palpable en la economía mundial, Ignacio Sánchez Galán anticipó que el adelanto de las inversiones y la contención de costes pueden permitir incrementar en 2020 el resultado de 2019, que fue un récord en la historia de la compañía. Incluso, lanzó un mensaje de esperanza a los accionistas -más de 600.000 en la actualidad- desde la convicción de que se podrá incrementar el dividendo. El pasado año la compañía cerró con un beneficio neto de 3.406 millones, lo que supone un incremento del 13% en comparación con el ejercicio anterior.

Iberdrola invertirá 10.000 millones este año y creará 5.000 empleos