viernes 28.02.2020

Pesimismo en los autónomos, solo uno de cada diez contratará en 2020

Dos de cada tres se oponen a la subida del SMI y un tercio cree que tendrá que despedir
Dos trabajadores autónomos en su taller de ropa.
Dos trabajadores autónomos en su taller de ropa.

Los autónomos ven con pesimismo el futuro inmediato. Así se desprende del Barómetro ATA del Trabajo Autónomo que ayer presentó ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos). Es más, la inmensa mayoría del colectivo, concretamente un 85,5%, considera que la economía va a seguir desacelerándose a lo largo de este año y solo un 7% descarta que mantenga el actual ritmo descendente. Además, prácticamente la mitad piensa que su negocio va peor que en años anteriores, un 37% considera que se mantiene igual y solo un 12% afirma que va mejor. Por ello, ante estas malas perspectivas para la actividad económica, ocho de cada diez trabajadores por cuenta propia descarta aumentar su plantilla en 2020, mientras que apenas uno de cada diez (un 11,6%) sí prevé contratar a alguien.

«Los autónomos palpan y notan la desaceleración económica», avisó Lorenzo Amor, presidente de este colectivo, una de las voces críticas ante el nuevo Gobierno conformado por la coalición entre PSOE y Unidas Podemos. Así, precisó que el porcentaje de autónomos que prevé crear empleo ha caído fuertemente este ejercicio, hasta el punto de que supone casi una tercera parte que en años anteriores, puesto que el nivel de autónomos que a inicio de año tienen intención de sumar mas trabajadores siempre ha oscilado entre un 28% y un 34%.

Estos datos contrastan con que en 2019 un 46,1% de los que tienen trabajadores a su cargo sí contrataron a empleados, con lo que si se cumplen las expectativas el empleo se desplomará este año.

«Falta de confianza»

La principal causa de que la previsión de crear empleo en este colectivo esté en mínimos históricos es la situación socioeconómica, según argumentan un 54% de los encuestados, mientras que casi un 25% aduce problemas económicos en su negocio. Y lo que es peor, casi un tercio de los autónomos con trabajadores a su cargo afirma que en los próximos meses tendrá que prescindir de algún empleado, frente a un 48% que descarta hacerlo.

A juicio de Amor, los autónomos han reflejado su «falta de confianza en el futuro inmediato», principalmente por temor a un agravamiento de la desaceleración y a la caída del consumo. «Esta falta de confianza les está llevando a que las expectativas laborales sean muy pesimistas», aseguró.

La próxima subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que según algunas voces podría elevarse hasta los 1.000 euros al mes, será otro obstáculo para los emprendedores, a la vista de que siete de cada diez considera que les perjudicará en su negocio, incluso más de la mitad de ellos cree que les afectará bastante o mucho en el desarrollo de su actividad, mientras que un 17,2% estima que no le afectará nada. Por ello, solo un 19% se muestra a favor de una nueva subida en tanto que casi un 65% muestra su oposición a esta medida.

En esta línea, Lorenzo Amor advirtió de que la subida del SMI «no es un problema exclusivamente para los empresarios», sino que también lo es para familias, trabajadores y pensionistas, porque tienen personal contratado en sus casas. «Si mañana subimos el SMI a 1.200 euros [una idea que maneja el nuevo Gobierno para 2023], que son 1.400 euros al mes con el coste que tiene de Seguridad Social, el régimen de hogar supondría 1.700 euros, ¿qué familia trabajadora puede mantener a ocho horas a alguien en su casa?», se preguntó.

Pesimismo en los autónomos, solo uno de cada diez contratará en 2020