sábado. 03.12.2022

La buena marcha de la recaudación sobre la que el Gobierno basa su capacidad para hacer frente a la crisis sin engordar el déficit público se mantiene. Según los últimos datos de ejecución presupuestaria publicados ayer, el Estado ingresó hasta septiembre 155.908 millones de euros solo por impuestos, un 80,2% del total de los recursos no financieros del periodo. La cifra sigue en niveles récord, pero implica cierta moderación en el ritmo de crecimiento respecto a meses anteriores en términos de contabilidad nacional. En concreto, a cierre de septiembre mejoró un 21,9% (interanual), por debajo del 24% acumulado en agosto y del 23% de julio.

En total, los impuestos sobre la producción y las importaciones aumentaron un 14,9%. Los ingresos por IVA crecieron un 19,8%, ligeramente por debajo del 20,8% acumulado a cierre de agosto. La diferencia más notable se reflejó en la recaudación por IRPF, que se incrementó un 27,2%. Un mes antes, el crecimiento acumulado era del 44,7%, aunque el Ejecutivo matiza que la subida en aquel periodo se debió sobre todo al ingreso del primer plazo de la declaración de la renta. Por su parte, los ingresos del impuesto de Sociedades crecieron un 31%, deduciendo el ingreso extraordinario derivado de la fusión de dos grandes entidades (CaixaBank y Bankia) que se recogió en 2021. Y los impuestos sobre el capital suben en otros 140 millones de euros respecto al año anterior. En todo caso, la mejora de los ingresos permite recortar el déficit del Estado al 1,24% del PIB, desde el 4,85% de hace un año. Seguridad Social Por su parte, el déficit de la Seguridad Social se situó en 740 millones de euros, tras ingresar 104.395 millones hasta septiembre, un 8,6% más gracias al buen comportamiento de los ingresos por cotizaciones sociales, cuyo aumento interanual supera en 2,1 puntos el del gasto en las pensiones.

La recaudación fiscal modera al 22% su ritmo de crecimiento
Comentarios