jueves 13/8/20

Santander suspende el dividendo y aumenta en 90.000 millones el crédito

La presidenta Ana Botín asegura que la decisión se toma «velando por la sostenibilidad del grupo»
Antonio Álvarez, Ana Botín y Jaime Pérez Renovales durante la junta de accionistas.
Antonio Álvarez, Ana Botín y Jaime Pérez Renovales durante la junta de accionistas.

La junta de accionistas que el Banco Santander celebró ayer en Madrid de forma excepcional y telemática giró en torno al anuncio de suprimir el dividendo de 2020, así como el pago complementario del de 2019 que iba a materializar en mayo, por los efectos de la crisis del coronavirus. La presidenta de la entidad, Ana Botín, reconoció ante los accionistas la «presión» que supone esta decisión en un momento «ya de por sí malo» para muchas familias. Al mismo tiempo, aclaró que el consejo lo hace «en interés de los accionistas, de la sociedad y velando por la sostenibilidad del grupo», así como por las exigencias del BCE.

Tras conocer esta decisión, los mercados reaccionaron de forma contundente, y así se mantuvo durante toda la jornada hasta que el banco cerró la sesión con una caída superior al 2,5%.

Aunque la entidad ya había anticipado en marzo «posponer la decisión sobre dividendos con cargo al 2020», ayer ratificaba esta posibilidad. Así será «hasta que no tengamos los resultados de cierre del año», apuntó Ana Botín en su discurso. Además, la cancelación del dividendo del Santander pendiente de 2019 implica suspender el pago pendiente en efectivo de 0,10 euros por acción más la opción de los 0,03 euros más bajo la fórmula del dividendo elección. La presidenta anunció la celebración de una nueva junta en octubre, cuando, «dependiendo de la situación», y siempre que lo permita el supervisor, «se podría plantear un pago» al accionista. Con la cancelación del dividendo de 2019, el Santander genera unos 1.600 millones de capital que espera transformar para ofrecer 30.000 millones más en créditos. Además, la suspensión del de 2020 aportará otros 60.000 millones. «En total, serán 90.000 millones de crédito adicional», informó Botín, que irán destinados a financiar a familias, pymes y empresas para impulsar la recuperación.

Ana Botín marcó distancias con respecto a la anterior crisis. «Hoy no es una crisis financiera como la de 2008, los bancos somos parte de la solución, más fuertes y estamos preparados para afrontar desafíos como el coronavirus», explicó.

En un encuentro anual atípico, Botín anticipó que los resultados para este año no serán los previstos. «Revisaremos nuestros objetivos a medio plazo una vez se estabilice la situación», anticipó.

Santander suspende el dividendo y aumenta en 90.000 millones el crédito