jueves 26/5/22

España cena tres horas más tarde que Europa. Y los restaurantes tienen licencia para estar abiertos hasta las 3.00 de la mañana. Pero las cosas han cambiado. Las restricciones de la pandemia (y también las nuevas exigencias laborales y el ajuste de precios necesario con la escalada de la inflación) está llevando a muchos negocios punteros del sector a poner sensatez en los horarios de la hostelería, y a repartir también el negocio en función del segmento al que se dedica.

Crece de hecho el movimiento que, sobre todo desde las experiencias gastronómicas más exclusivas (y también más prolongadas), pone coto a las sobremesas nocturnas. Cerrarán a la 1.00 de la mañana, y dejan el disfrute de las copas a los locales que se dedican a ello específicamente. Detrás de la decisión está también el respeto a los horarios de sus trabajadores, y la necesidad de centrarse en su negocio, que no es el de las consumiciones nocturnas. Cada vez más europeos. En este caso, con mucho sentido común.

Cambio de hábitos en la hostelería
Comentarios