jueves. 30.06.2022

El Govern mantiene la amenaza que lanzó el presidente de la Generalitat en su discurso navideño. El pasado 26 de diciembre, Pere Aragonès advirtió al Gobierno de que construirá «alternativas» si la mesa de diálogo para buscar una salida al pleito catalana no avanza de forma significativa. El Ejecutivo catalán reiteró este martes el aviso. La portavoz del Govern, Patricia Plaja, insistió en que el objetivo de la administración catalana es «ejercer la autodeterminación» y conseguir la amnistía a través de la negociación con el Estado mediante la mesa de diálogo. Y estas conversaciones deben empezar a dar resultados «tangibles», presionó el Govern. De lo contrario, el Gobierno autonómico «no se quedará esperando o de brazos cruzados en el caso de que el proceso no dé resultados, y se tendrá que trabajar en acciones alternativas», según expresó Plaja, tras la primera reunión del año del Ejecutivo catalán. Hablar de buscar «alternativas» a la mesa de diálogo es una apelación a retomar la vía unilateral, como en octubre de 2017, para celebrar un referéndum, como el 1-O y como el que reclama la CUP. Amenazar con regresar a la unilateralidad es la forma que tiene el Govern de empezar a asumir el fracaso del diálogo y de apretar al Gobierno central, que ha enfriado la mesa de diálogo y se resiste a fijar una fecha para la próxima reunión, que sería la tercera, y que ambos ejecutivos coincidieron meses atrás en que sería en enero. Pero nadie contaba con la sexta ola de la pandemia ni con el nuevo ciclo electoral que se ha abierto en España. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la rueda de prensa que ofreció para hacer balance del año, priorizó la recuperación y la lucha contra el covid frente a la celebración del próximo encuentro con el Govern, que ambas administraciones están preparando con sigilo.

Aragonès amenaza con la vía unilateral si la ‘mesa’ se paraliza