martes. 28.06.2022

Argel suspende el tratado con España por su «injustificable» giro sobre el Sáhara

Recrimina un cambio político que, dice, supone una «violación de las obligaciones» de la «potencia administradora»
                      Pedro Sánchez, ayer, en el debate del Congreso de los Diputados. EMILIO NARANJO
Pedro Sánchez, ayer, en el debate del Congreso de los Diputados. EMILIO NARANJO

El presidente de Argelia, Abdelmayid Tebune, ha anunciado la suspensión «inmediata» del tratado de amistad suscrito con España hace casi dos décadas como represalia por su «injustificable» apoyo al plan de autonomía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

Las autoridades argelinas recriminan a las españolas la campaña emprendida para tratar de argumentar un giro político que, según han esgrimido, suponen una «violación de las obligaciones jurídica, moral y política» de la que sigue siendo «potencia administradora» del Sáhara Occidental. En este sentido, Argel afea el respaldo del Ejecutivo de Pedro Sánchez a una «fórmula ilegal e ilegítima» como es la autonomía planteada desde Rabat, que plantea una política colonial de «hechos consumados» mediante «argumentos falaces», según el comunicado recogido por la agencia de noticias oficial APS.

El Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación, suscrito en 2002, «hasta ahora regía el desarrollo de las relaciones entre los dos países», como ha recordado la Presidencia argelina, que de esta forma da un paso más en unas críticas que ya le llevaron en marzo a llamar a consultas al embajador en Madrid.

Precisamente, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tenía que haber hablado este miércoles en el Pleno del Congreso de los Diputados sobre las consecuencias que ha tenido en la relación con Argelia la nueva relación con Marruecos.

SáNCHEZ NO lo menciona

Sin embargo, pese a que algunos portavoces parlamentarios han mencionado que Argelia llamó a consultas a su embajador el pasado 19 de marzo tras conocerse que España apoyaba el plan de autonomía marroquí para el Sáhara y ha amenazado con subir el precio del gas, Sánchez no ha hecho referencia en ningún momento a la situación actual en la relación bilateral.

En estos más de dos meses transcurridos, el Gobierno se ha afanado en subrayar que Argelia es un «socio sólido y fiable» y en poner de relieve que siempre ha cumplido sus contratos internacionales en materia energética, cuestionando así que la crisis diplomática pueda tener un impacto en el suministro de gas a España. En una respuesta parlamentaria fechada el 1 de junio y a la que ha tenido acceso Europa Press, el Gobierno sostenía que «con la situación a día de hoy y con las reservas de slots y capacidad ya realizada por los comercializadores, no hay indicios objetivos de una situación de falta de suministro gasista en los próximos meses».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha descartado que el cambio de posición respecto al Sáhara esté relacionado con el espionaje con el programa Pegasus al que fue sometido su móvil, asegurando que no tiene «ningún problema» al respecto.

El momento en que se produjo el espionaje, en el punto álgido de la crisis diplomática con Marruecos y en plena entrada masiva de migrantes en Ceuta, ha generado especulaciones con que Rabat estuviera detrás e incluso desde algunos grupos parlamentarios se ha planteado que la información obtenida haya podido ser empleada para presionar al Gobierno y que apoyara el plan de autonomía marroquí para el Sáhara.

En este sentido, y dirigiéndose al portavoz del PNV, Aitor Esteban, que ha verbalizado esta cuestión durante el Pleno en el Congreso en el que Sánchez ha comparecido para explicar su decisión, le ha asegurado que puede estar «tranquilo». «A diferencia de otros presidentes no tengo ningún problema con mi móvil», ha sostenido durante su réplica, y ante los comentarios generados en la sala por sus palabras, ha acotado: «A diferencia del señor Rajoy yo no tengo ningún problema con mi móvil».

Con ello, el presidente ha querido referirse a los SMS que envió en su momento Rajoy intercambio con el que fuera tesorero del PP, Luis Bárcenas, cuando ya estaba en el punto de mira por la ‘caja B’ de financiación del partido. «Sé fuerte», le dijo en uno de aquellos mensajes. Así las cosas, Sánchez ha sostenido que dio el paso de respaldar el plan de autonomía marroquí para el Sáhara como «la base más sólida, realista y creíble» para una solución para alinearse con la postura que también mantienen otros países europeos y EE UU.

Argel suspende el tratado con España por su «injustificable» giro sobre el Sáhara