sábado 15/8/20

Casado pide aunar el voto para que el centroderecha influya en Euskadi

Advierte de que el PNV se quite la careta y pacte con Bildu para cambiar el estatus vasco
Casado e Iturgaiz ante el monumento a Miguel Ángel Blanco. MIGUEL TOÑA
Casado e Iturgaiz ante el monumento a Miguel Ángel Blanco. MIGUEL TOÑA

El presidente del PP, Pablo Casado, ha llamado a «aglutinar» el voto de centroderecha en la coalición PP+Cs para tener un grupo «fuerte e influyente» en el Parlamento Vasco y ha advertido a los constitucionalistas de que si su voto se dispersa «no van a tener representación» en la Cámara autonómica.

Casado ha participado en Vitoria en el acto de cierre de campaña de las elecciones vascas para dar su apoyo al candidato a lehendakari por la coalición PP+Cs, Carlos Iturgaiz, que ha estado acompañado por los cabeza de lista por las tres provincias y por el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado (Cs).

El líder del PP ha explicado que en las tres provincias vascas el último escaño se decidirá «por un puñado de votos» entre PP, PNV y EH Bildu; y ha recordado que en las últimas elecciones generales apenas unos votos hicieron que quienes «no condenan» la violencia de ETA «arrebataran» el escaño a la cabeza de lista del PP por Álava, Marimar Blanco.

Ha emplazado por tanto a concentrar el voto constitucionalista de centroderecha en la coalición PP-Cs, que además concurre con un «proyecto útil para el País Vasco y pegado a las preocupaciones reales de la gente». «Un proyecto transversal para solucionar el día a día», ese que el PNV ha «descuidado» por sentirse con «superioridad moral».

El candidato Carlos Iturgaiz que ha denunciado «la ley del silencio, la omertá» que, a su juicio, hay en torno al PNV, al que «parece que se le perdona todo», pero al que «se le ha caído el mito de la buena gestión».a asegurado que los planes de empleo impulsados por el PNV solo valen para los que «tienen el carné del partido» y se ha referido también a la «vergonzosa OPE» de Osakidetza -que ahora investiga la justicia-, unas pruebas de selección que fueron «amañadas para que entrara gente del PNV».

«Parece que la corrupción del PNV no existe» pero este partido, ha asegurado, «está cubierto de corrupción hasta las cachas» mientras el PSE, su socio en el Gobierno Vasco, en las diputaciones forales y en los Ayuntamientos de las tres capitales vascas, «traga con todo a cambio de poltronas». Ha advertido asimismo del riesgo de que el PNV se quite en otoño «la máscara electoral» y pacte con EH Bildu un nuevo estatus «que resquebraje esta tierra».

Casado pide aunar el voto para que el centroderecha influya en Euskadi