miércoles. 17.08.2022

El volcán más activo de Europa, el Etna (Sicilia), volvió ayer a rugir para desesperación de la población y de la mayor asociación de ganaderos y agricultores de Italia, Coldiretti, que pidió ayer «normas ágiles» para hacer frente a la «emergencia continúa» que supone la actividad volcánica. «Hace más de siete meses que las erupciones del Etna han golpeado duramente a las granjas de la zona, con daños a menudo irreparables a los cultivos, a los que se añaden las molestias para quienes se ven obligados a limpiar extraordinariamente los canales de desagüe o a limpiar las carreteras rurales», dijo la organización sobre las cenizas que emanan del volcán.

El Etna experimentó ayer una nueva erupción en su cráter sureste, con emisión de cenizas y lava, según confirmó el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología italiano sobre la enésima actividad eruptiva desde el pasado 16 de febrero, cuando se produjo el primer episodio de 2021. La nube de cenizas alcanzó una altura de 9 kilómetros, siendo visible desde Catania y Taormina, dos de las muchas localidades habituadas a convivir con las pavesas. La nueva erupción «demuestra que estamos frente a cambios del volcán y que es necesario empezar un nuevo sistema de intervenciones».

El Etna también entra en erupción en Sicilia