martes. 31.01.2023

Carles Puigdemont recurrirá el auto dictado el jueves por el instructor del ‘procés’, Pablo Llarena, que ajusta su procesamiento a la reforma penal manteniéndolo por malversación pero reemplazando el derogado delito de sedición por el de desobediencia. Se trata del auto con el que el magistrado del TS adaptó el procesamiento de Puigdemont y los demás prófugos del ‘procés’ a la reforma penal por la que se eliminó el delito de sedición y se modificó el de malversación. En el caso del ex president, sustituyó el delito de sedición —penado con entre 10 y 15 años de cárcel e inhabilitación— por uno de desobediencia —castigado con multa de 3 a 12 meses e inhabilitación de 6 meses a 2 años—, al considerar que los hechos perseguidos no encajan en el delito de desórdenes públicos. Llarena descartó que se le pueda procesar por el nuevo delito de desórdenes públicos agravados.

Puigdemont recurrirá