sábado 28/5/22

«Cuca cae bien». Concepción Gamarra (Logroño, 1974) tiene buen cartel dentro del PP. Lo que no es poco en estos tiempos. Ha pacificado el grupo parlamentario tras los convulsos meses vividos con su antecesora, Cayetana Álvarez de Toledo, y ahora será la número dos de un partido en el que su predecesor, Teodoro García Egea, ha dejado más enemigos que amigos.

El benévolo juicio sobre su talante está bastante extendido en el PP. «Tiene buen trato. Es disciplinada y conoce Génova», apunta uno de los escasos dirigentes veteranos del grupo parlamentario. Debe tener enemigos domésticos, como todo dirigente que se precie, pero de momento no se han significado. Si Alberto Núñez Feijóo busca un tránsito amable parece haber dado con la tecla con su secretaria general. Su elección es una señal de continuidad, de que no va a haber borrón y cuenta nueva ni purgas como las de hacer cuatro años.

Para un relevo sin traumas