miércoles. 01.02.2023
El petrolero monocasco Nikolaos, de 32.000 toneladas, con bandera panameña y procedente de Grecia, con 20 tripulantes a bordo, se encuentra desde la noche del pasado jueves atracado en el puerto de Algeciras después de permanecer fondeado casi ocho meses en aguas de la bahía, donde fue abandonado por su armador, al parecer por quiebra de la compañía, ya que los negocios de bunkering que previsiblemente iba a realizar en Gibraltar con la empresa Republic House Limited , que tiene su sede en El Pireo (Grecia), salieron demasiado mal y provocó la quiebra de la compañía. En la misma situación se encuentra otro buque de la misma empresa, el Ella''L, con nueve tripulantes a bordo y que se encuentra atracado en el dique de Crinavis en San Roque (Cádiz). Este barco es mucho más pequeño y su situación es menos precaria que el Nikolaos, un barco de 172 metros de eslora y 24 de manga en el que su tripulación vivió ocho meses de auténtica desesperación hasta que en la noche del pasado jueves decidió llevarlo a puerto porque se les agota el combustible, la comida y, lo que es peor, el dinero: el armador les adeuda 200.000 dólares de sus salarios. Un barco de esas características y en esas condiciones, fondeado en la bahía, puede resultar un serio peligro para la navegación marítima; incluso puede provocar una contaminación debido a los restos de fuel que lleva en sus sentinas, aunque este petrolero se encuentra en situación de lastre, es decir, descargado. El escaso combustible podría agotarse en los próximos días, lo que conllevaría la interrupción del suministro eléctrico de todo el navío. Los veinte tripulantes del Nikolaos fueron recibidos en el puerto de Algeciras por la Guardia Civil y funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, que les ofrecieron la posibilidad de tramitar sus visados o incluso los expedientes de repatriación, que rechazaron.

La tripulación de un monocasco lleva meses en Cádiz
Comentarios