sábado. 01.10.2022
Recuperar la normalidad

Urkullu quiere que las elecciones del País Vasco se celebren en julio

El lehendakari trasladará su "reflexión" en una "mesa de partidos" el día 30 y sorprende a una oposición que critica la propuesta "partidista"
urku
El lehendakari Iñigo Urkullu en Ajuria Enea. EFE

El lehendakari Iñigo Urkullu (y candidato del PNV) sugirió este viernes posibles fechas para celebrar las elecciones autonómicas vascas. Julio es el mes elegido para volver a colocar las urnas, tres meses después de aquella cita (5 de abril) que tuvo que posponerse 'sine die' a la espera de una tregua sanitaria. Así lo anunció ante la Diputación Permanente del Parlamento vasco y así lo trasladará en "una mesa de partidos políticos" que convocará próximo 30 de abril para comunicar esta "reflexión" a los jefes de filas de las formaciones vascas. Aunque más que una reflexión, todo parece indicar que es un decisión más que tomada siempre y cuando la pandemia lo permita. El coronavirus hace que todo se escriba en condicional. Hablar de certezas es una brindis al sol.

La "nueva normalidad" a la que deberá enfrentarse el País Vasco traerá consigo unas elecciones. Pero tanto el estado de emergencia de sanitaria vasco como el estado de alarma que rige en el conjunto del país ya estaban en vigor cuando la decisión de aplazar los anteriores comicios se tomó el pasado 16 de marzo. La excepcionalidad del momento no dejaba margen de maniobra. Ahora, en cambio, después de semanas durísimas, con más de mil muertos en la región y la mayor crisis económica del último siglo en ciernes, parece vislumbrarse algo de luz al final del túnel.

Un fogonazo que el lehendakari quiere aprovechar para convocar elecciones y "poner el país en marcha", como le gusta decir. El País Vasco, no hay que olvidarlo, está en funciones, con el Parlamento disuelto y un Presupuesto aprobado, sí, pero que puede quedar en papel mojado ante las urgentes necesidades que se avecinan. La estrategia es simple: elecciones en julio, aprovechar el verano para conformar gobierno y comenzar septiembre a pleno rendimiento para afrontar la llamada "reconstrucción". Las últimas encuestas daban a la actual coalición PNV-PSE una holgada mayoría absoluta de la que ahora carecen. De ahí las acusaciones de "electoralismo" y "partidismo" que este viernes efectuó una oposición que recibió el anuncio con el pie cambiado, ya que todos contaban con que sería a la vuelta del verano. Chocó, por ejemplo, que el lehendakari usase el concepto de "mesa de partidos" que horas antes su portavoz gubernamental y el PNV había desdeñado a diferencia del PSE, Bildu y Podemos, que sí la demandaban. No obstante, esa "mesa de partidos" será, a priori, un foro excepcional para analizar si los comicios pueden convocarse "en el plazo de tres meses, antes de agosto".

Urkullu quiere que las elecciones del País Vasco se celebren en julio
Comentarios