viernes. 27.01.2023
El dispositivo incluirá sensores en la superficie marina para alertar de variaciones de oleaje

El Índico tendrá en el 2006 un sistema para detectar maremotos León aportará 30.000 euros a Cruz Roja para ayuda a los damnificados

El FMI prepara una ayuda financiera de mil millones de dólares por desastres naturales
Expertos de la ONU confían en que a principios del 2006 esté listo en el océano Índico un sistema de detección de maremotos por sensores que alerte a la población y evite las devastadoras consecuencias del reciente tsunami en doce países del sudeste asiático. El secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Michel Jarraud, indicó en una conferencia de prensa que los expertos de varias entidades de Naciones Unidas están acelerando los trabajos para establecer un dispositivo similar al que ya existe en el Pacífico. «El coste del sistema es relativamente bajo comparado con la capacidad que tiene de salvar vidas», dijo Jarraud, quien precisó que «por cada dólar que se invierte en prevención, se ahorran siete en daños y en la reconstrucción posterior». El responsable de la OMM, un organismo especializado de Naciones Unidas, destacó la necesidad de favorecer la transferencia de tecnología desde los países más avanzados, así como la formación de personal para facilitar la capacidad de reaccionar ante las catástrofes naturales en los países en desarrollo. Agregó que los expertos de la ONU presentarán propuestas en la Conferencia Mundial sobre Reducción de Desastres, que se celebrará del 18 al 22 de enero en Kobe (Japón), para ampliar la cobertura de los sistemas de prevención. Por su parte, el sismólogo Francois Schindelé, experto de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), precisó que el sistema de alerta para prevenir eventuales maremotos en el Índico podría ser realidad entre finales de este año y principios del 2006. Schindelé apuntó, junto a Jarraud, que ese sistema incluirá la instalación de sensores en la superficie marina para detectar el oleaje. Recordó que tras los fuertes movimientos sísmicos submarinos registrados el pasado 26 de diciembre, se alertó a varios países ribereños del Indico. «En Indonesia no hubo respuesta. No había nadie de permanencia», lamentó Schindelé. El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, anunció hoy que el organismo multilateral dispone de una ayuda financiera para los países víctimas del desastre en Asia de unos 1.000 millones de dólares. «El FMI está preparado para proporcionar ayuda financiera a los países afectados, en primera instancia, a través de nuestro programa de Ayuda de Emergencia para Desastres Naturales», dijo Rato en una declaración. El responsable del Fondo,se encuentra en Yakarta para asistir hoy a la conferencia mundial destinada a coordinar los esfuerzos internacionales de ayuda. Los dirigentes mundiales y organismos internacionales de ayuda humanitaria se reúnen desde hoy en Yakarta para coordinar las ayudas a las naciones afectadas. En la cumbre se hablará sobre la creación de un sistema multinacional de alerta para prevenir los desastres naturales, incluidos los terremotos y los maremotos. A la cita acuden, entre otros, Kofi Annan, y los primeros ministros chino, japonés y australiano. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de la capital leonesa aprobará mañana la cesión de una partida monetaria de 30.000 para ayudar a los damnificados por la tragedia del Tsunami, cuyo número de víctimas todavía no se ha cerrado. El desembolso de la corporación municipal será canalizado a través de la organización Cruz Roja, que ya trabaja en la zona para intentar paliar en lo posible los efectos de la ola gigante. El gesto complementa en el plano material a los tres minutos de silencio que ayer se guardaron en los distintos organismo oficiales de la capital como muestra de condolencia por las víctimas. León se sumó a la convocatoria que respetaron millones de europeos a mediodía en señal de luto por las víctimas del maremoto que asoló el pasado día 26 de diciembre el sureste asiático. El llamamiento llevó a muchos centros de trabajo, además de a las instituciones comunitarias. Las cadenas de radio suspendieron sus emisiones, el tráfico de las carreteras se paralizó en algunas ciudades, y por todas partes, las banderas aparecían a media asta, señala Luxemburgo en un comunicado.

El Índico tendrá en el 2006 un sistema para detectar maremotos León aportará 30.000...
Comentarios