martes. 16.08.2022

Las autoridades prorrusas de la región de Zaporiyia, parcialmente ocupada por el Ejército ruso, acusaron ayer a las fuerzas ucranianas de atacar con su artillería la central nuclear, la mayor de su tipo en Europa, y dañar las líneas eléctricas y naves industriales de la planta.

«Se interrumpieron dos líneas eléctricas, que alimentaban un equipo de distribución con una potencia de 750 kilovatios, necesario para el funcionamiento seguro de los bloques energéticos de la central nuclear de Zaporiyia», informó la administración temporal de la ciudad de Energodar, citada por Interfax. El ataque desató un incendio que intentan sofocar los bomberos locales.

«Dos horas después del primer ataque, desde la ribera contraria del Dniéper se llevó a cabo un nuevo ataque de artillería. En esta ocasión los nacionalistas lograron alcanzar su objetivo, los proyectiles impactaron en una nave industrial de la central nuclear», señalaron las fuentes. No se trata del primer ataque a la nuclear, que la parte ucraniana justifica afirmando que el Ejército ruso la utiliza para llevar a cabo ataques desde su territorio, algo que Rusia rechaza categóricamente.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, acusó el lunes a Rusia de estar usando la central nuclear de Zaporiyia como base militar para lanzar ataques «sabiendo que (los ucranianos) no pueden y no van a responder a los disparos, porque podrían golpear un reactor nuclear o desechos altamente radiactivos».

Por otra parte, Ucrania celebraba esta semana de agosto haber asesinado a la «dama de la muerte», una de las oficiales más admiradas dentro del ejército ruso. Esta militar, coronel de una división de artillería, había presumido de disparar contra civiles y, según diferentes medios, llegó a afirmar que «disfrutaba» matando ucranianos. Con 52 años, su nombre era Olga Kachura Sergeevna, aunque en los círculos rusos se la conocía como ‘Korsa’. «Korsa se ha ido [...]. Muchos hombres podrían envidiar su carácter de acero, resistencia y coraje», es el mensaje que Ivan Prikhodko, alcalde de Gorlivka, le dedicó en su canal de Telegram quien, además, oculta que su muerte no fuera durante un combate.

Líderes prorrusos acusan a Ucrania de atacar la central nuclear de Zaporiyia
Comentarios