viernes. 01.07.2022

La Costa del Sol, lamentablemente, es un hervidero de delincuentes pertenecientes a todo tipo de bandas organizadas de múltiples países y los rusos no son una excepción. Entre las operaciones policiales más sonadas de los últimos años cabe recordar que en agosto de 2017 fue capturado en Mijas Vyacheslav Gulevich, considerado el jefe de la principal organización criminal rusa asentada en Estonia. La policía estonia llevaba dos años tras su rastro y, en coordinación con la Audiencia Nacional y la policía española, lo localizaron en la Costa del Sol, desde donde dirigía los hilos de su organización criminal en Estonia dedicada especialmente al tráfico de drogas y blanqueo de capitales.

Apenas un mes después, en septiembre de 2017, la Guardia Civil detuvo a 13 personas relacionadas con la mafia rusa. Se les acusaba de haber blanqueado 30 millones de euros en tres empresas de Marbella y Mijas y le fueron incautados 23 vehículos de alta gama, dinero y armas. Entre los detenidos en la operación, llamada Agua, estaban el capo de la organización criminal rusa Solntsevskaya, Arnold Arnolovich Tamm, y el entonces presidente del Marbella CF Alexander Grinberg.

Los agentes explicaron que esta mafia rusa lavaba el dinero a través del propio club de fútbol, de la empresa Aguas de la Sierra de Mijas y del Club de Golf Dama de Noche. Grinberg estuvo en prisión provisional hasta febrero de 2018 cuando su familia depositó una fianza de 750.000 euros. Grinberg ha reaparecido precisamente esta semana en una entrevista realizada a La Sexta en la que afirma que es opositor a Putin y que teme por su negocio y su familia.

Operaciones contra la mafia rusa