sábado 22/1/22
undefined
La línea verde atraviesa ya media ciudad. Á.C.

La raya verde, jaspeada de pequeños círculos a modo de botones, apareció por la mañana en la ciudad tras una madrugada intensa de trabajo. Desde el número 38 de la calle Padre Isla hasta la plaza del Espolón, Álvaro López Núñez mediante, el nuevo elemento apareció en la calzada sin aviso alguno, ni indicación. La función se la da el proyecto piloto que pretende controlar el posicionamiento del transporte público, urbano y metropolitano, en tiempo real para optimizar su funcionamiento. En cada momento, la geolocalización codificada de la banda se activará para permitir conocer de manera exacta dónde se encuentra cada autobús, cuándo llegará a cada parada y por qué vía circula.

El plan se desarrolla en conjunto con la Consejería de Fomento de la Junta, a partir de una subvención del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, tras haberse presentado a la convocatoria del programa Next Generation de los Fondos Europeos de Recuperación y Resiliencia. La estrategia ya tiene confirmados los primeros 10,6 millones de euros. Con cargo a este cheque se apuntan loos gastos de estos primeros pasos del proyecto piloto para la digitalización y control del transporte urbano y metropolitano a partir de las marcas codificadas en la calzada.

El proyecto, según anunciaron en primavera el consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones y el alcalde, José Antonio Diez, cuenta con una concepción más amplia. Con una factura total de 69 millones de euros, de los que sólo están confirmados los 10,6 actuales a la espera de que la UE resuelva el resto, el plan apuesta por la construcción de un centro de control pionero referente para investigar sobre las nuevas tecnologías en este sector. Dentro de esta estrategia, se cita la colocación de «un dispositivo de radares que permitiría localizar dónde está cada vehículo en cada momento o la recarga de los autobuses con fuentes no contaminantes como electricidad o hidrógeno». Entonces, los dos representantes públicos incidieron en que podrían generarse hasta 40 puestos de trabajo directos.

Como informó la Junta, «su implementación en la ciudad de León y su área metropolitana permitirá avanzar en el objetivo de lograr una movilidad pública comprometida con la sostenibilidad ambiental, la digitalización y la innovación tecnológica». La actuación cita entre sus objetivos «la incorporación de una flota de autobuses sostenible con el medio ambiente (eléctricos y de hidrógeno), la creación de una arquitectura de transporte inteligente ITS, que permita la implantación de un modelo de transporte público digital, conectado y cohesionador que desarrolle espacios de integración e intermodalidad entre la ciudad de León y su alfoz», además de que mejore «la calidad de vida de las personas», con el fomento del transporte público y la reducción del impacto y huella de CO2», publicitaron. En el comunicado insistieron en que además de la Junta y el Ayuntamiento participan en el desarrollo del proyecto otras entidades e instituciones de carácter público y privado como Seys Medioambiente —una de las empresas a las que se concedió el contrato de privatización del mantenimiento de la ciudad—, Delcom Logística, las universidades de León y Washington y Digital Innovation Hub.

La consecución de la estrategia «pondría a León como una ciudad modelo en España en movilidad urbana y especialmente en transporte de viajeros», como auguró ayer el alcalde. Diez detalló que la «iniciativa conjunta» con la administración autonómico tiene «un plan de desarrollo muy especial y singular, amplio y complejo», aunque «está todavía a expensas de otras subvenciones mayores que se necesitan para ese proyecto ambicioso».

Esta es la primera intervención. Habrá que esperar a que se concrete si se logra el dinero de la UE para el resto, que incluye la modernización de la flota de autobuses, «una nueva movilidad MaaS (movilidad como un servicio); la creación de un Centro de Control integrador de la movilidad pública, el despliegue de tecnología innovadora y disruptiva en el transporte público RPS (Radar Possition System) necesaria para un transporte conectado y semiautónomo; el desarrollo de un ecosistema startup; un Sandbox regulatorio de movilidad, y un Laboratorio de Innovación», de acuerdo al plan trasladado en primavera. Por ahora, se ha pintado una raya verde.

IMG_0307

Avenida de Álvaro López Núñez. AYUNTAMIENTO DE LEÓN

El plan piloto que el Ayuntamiento de León ha puesto en marcha en el día de ayer para controlar el transporte urbano mediante bandas codificadas pintadas de color verde en la calzada de las calles Padre Isla, Álvaro López Núñez y plaza del Espolón tendrá una duración de 60 días, se ciñe exclusivamente a la línea 4 de bus y no tiene ningún coste añadido para el Ayuntamiento ni para la Junta de Castilla y León, entidades que han colaborado en la redacción del proyecto de ‘Transporte urbano e interurbano conectado y sostenible de León y su Alfoz’, financiado con fondos europeos a través del Gobierno central, según ha informado hoy en nota de prensa.

Esta línea codificada de color verde cumple una doble funcionalidad, tal y como recogen las manifestaciones de interés presentadas al Ministerio de Transportes el 30 de enero del pasado año. Por un lado, las marcas en relieve que contiene la señalización tienen por objeto ser leídas por sensores  instalados en los autobuses urbanos e interurbanos, medir aforos y frecuencias, así como la intensidad del tráfico.


Editorial:  D PEQUEÑITA 23PX  Movilidad eficaz y limpia, objetivo ineludible para toda las ciudades


Por otro lado, en las zonas de coexistencia bicicleta- vehículo, donde existe una velocidad limitada a 20 o 30 kilómetros por hora, medirá los resultados de la creación de un entorno más protegido y para concienciar al conductor de forma permanente que se encuentra en un carril de protección especial al ciclista y de baja velocidad.

El alcance establecido en este plan piloto es que los buses que realicen el recorrido de Línea 4 hagan una recogida intensiva de datos los próximos 60 días. Estos datos que obtendrán gracias a la línea verde codificada, van desde patrones de conducción de los propios autobuses hasta la generación de un modelo digital de ese tramo de infraestructura. Estos datos obtenidos contribuirán decisivamente en impulsar el proyecto europeo y evitar una posible pérdida de fondos por retrasos que se pudieran producir en el comienzo del mismo.

La importancia e impacto de este plan piloto es clave para los ciudadanos de León, por los siguientes motivos: Con los datos obtenidos, se podrán tomar medidas que reduzcan la huella de CO2 asociada a la movilidad, así como mejorar la experiencia de viaje de los usuarios del transporte de León

Además, este plan piloto será la semilla y embrión para el desarrollo de nuevos servicios de movilidad más inclusivos y sociales para los ciudadanos de León

El coste de estas actuaciones, tanto para el Ayuntamiento como para la
Junta de Castilla y León, ha sido nulo, ya que es una actuación programada, contemplada y elegible del proyecto europeo.

La línea verde te vigila
Comentarios