sábado 21/5/22
Sanidad

La atención primaria en León se enfrenta a un desierto de especialistas en cinco años

La jubilación de 150 médicos de familia (46%) con tasa de reposición negativa pone en peligro la sostenibilidad del sistema
Algunos médicos de cabecera se sumaron al plan de reducción de listas de espera con trabajo remunerado por la tarde. marciano pérez
Algunos médicos de cabecera se sumaron al plan de reducción de listas de espera con trabajo remunerado por la tarde. marciano pérez

La atención primaria se enfrenta a un desierto de especialistas, los números no salen y las distintas variables para prever el futuro de este ámbito sanitario combinan mal. El Colegio Oficial de Médicos de León ya advirtió hace tres años que la edad media de la plantilla de los centros de salud y consultorios de la provincia alcanzaba los 53 años y que se necesitaban medidas para afrontar la jubilación inminente del 46% de los facultativos.

Ahora, el Estudio Oferta-Necesidad de Especialistas Médicos 2021-2035, elaborado por el equipo Ecosalud de la Universidad de Las Palmas, y dado a conocer por el Ministerio de Sanidad, ratifica el déficit de médicos que se vislumbra en el horizonte, 9.000 en el conjunto del país en 2027, sobre todo en lo que atañe a titulados en medicina familiar y comunitaria.

En León se prevé la salida de medio millar de facultativos en esos cinco años, 150 de ellos en primaria. Y la cosa se complica porque la tasa de reposición de estos especialistas es negativa, lo que significa que por cada profesional que cuelga la bata no se ha formado otro que ya pueda entrar a sustituirle, sino ‘medio’. Si no cambian las cosas, las necesidades de estos profesionales aumentarán además un 9% con relación a las dotaciones de 2021.

El documento remarca que año tras año, la especialidad de medicina familiar y comunitaria queda para el final en las elecciones que realizan los Médicos Internos Residentes (MIR), de modo que en las zonas rurales y en pequeñas ciudades siempre hay plazas que no se ocupan, además de zonas de difícil cobertura como El Bierzo donde sistemáticamente los profesionales rechazan ir a trabajar.

Los ‘babyboomers’
Los médicos y enferrneras de esa generación dejarán en breve 200 huecos en la sanidad leonesa

Los expertos apuntan que la decisión como país es «producir o comprar los médicos que se necesitan, pero es preciso un plan de incentivos para cubrir las plazas que no se consigue ocupar porque no basta con convocar más plazas MIR u homologar más títulos extranjeros».

De modo que este primer escalón asistencial tan necesario para una población con pluripatologías ligadas a la edad se enfrenta a un desierto de manos en un momento en que se demanda más atención sanitarias. León ya parte de una mala ratio de 405 médicos por 100.000 habitantes, por debajo de la media de la Comunidad que se sitúa en 447 y la generación de babyboomers a punto de retirarse dejará 200 huecos de médicos y enfermeras en la provincia. El informe señala que el 74,9% de los médicos de cabecera tienen más de 50 años y el 49,9% más de 60 con un 2,2% de profesionales extranjeros.

Además del refuerzo, primaria necesita un cambio de modelo para tratar con eficacia a una población envejecida y dispersa, reducir la temporalidad y eliminar el malestar que sacude a parte de sus pilares por los contratos de área.

Los médicos de familia que superaron la oposición de 2019 rechazan que 40 de las 89 plazas que Sacyl ofrece ahora de esa convocatoria en León correspondan a un contrato de médico de área (45%), una figura que sólo existe en la Comunidad y que según opinan crea facultativos de «segunda» en cuanto a condiciones laborales y contractuales. Por eso exigen que desaparezca. En la autonomía, 402 de las 710 plazas que ofrece Sanidad pertenecen a médicos de área (56%) y la plataforma de afectados pide que todos esos puestos se sustituyan por plazas de equipo.

La atención primaria en León se enfrenta a un desierto de especialistas en cinco años
Comentarios