sábado 22/1/22
Enrique Barón, durante su charla ayer en la Fundación Sierra Pambley. FERNANDO OTERO

A.c. | León

El leviatán, la bestia marina del Génesis, existe en actualidad, aunque no en su sentido bíblico, según explicó ayer en León el catedrático Jean Monnet, ex presidente del Parlamento Europeo y ex ministro de Transporte, Turismo y Comunicaciones con Felipe González, Enrique Barón, quien participó la jornada organizada por el Proyecto Europeo Jean Monnet de la Universidad de León, que dirige la profesora Nuria González Rabanal. Durante su ponencia El leviatán europeo: ¿monstruo o civitas? hizo un repaso a la situación del viejo continente destacando que «hay movimientos que dicen que la Unión Europea es un monstruo y hay que volver al pasado». En este bando colocó tanto al brexit como a la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y los populismos. Unas tendencias «que no son una alternativa a la Unión Europea y es responsabilidad de los políticos hacerle frente». En este sentido, Enrique Barón remarcó que los desafíos actuales de Europa son reforzar su construcción y fortalecer su unión económica y política y que el gran desafío actual es la inmigración y el futuro demográfico.

«Los populismos existen en la política desde siempre, pero el problema es que arrastran», sentenció Barón para indicar: «Europa resiste y España también», para describir de forma gráfica que estas políticas «son como cuando el colesterol malo surge por encima del bueno en la sangre, aunque los dos están presentes siempre».

Barón defendió la construcción de Europa, que a pesar de las crisis ha conseguido erradicar las guerras civiles y que en la actualidad es el anhelo de todos aquellos que huyen de sus países por conflictos. «Europa es la causa más noble por la que podemos trabajar», destacó. Y en este sentido defendió la forma «digna» en la que la cancillera alemana Angela Merkel dialogó con el recién elegido presidente de Estados Unidos poniendo la democracia, los derechos humanos, la defensa de las minorías y la no discriminación como bases ante cualquier diálogo.

Barón: «Los populismos no son una alternativa a la Unión Europea»