martes 17/5/22
Sanidad

Los centros de salud recuperan la cirugía menor tras dos años de parón

Las pequeñas operaciones aligeran las listas del Hospital, ahorran costes y acercan la sanidad al usuario
                      Las enfermeras Lucía Rodríguez y Nuria del Pozo participan junto al médico Domingo García en una cirugía menor en el ambulatorio de Trobajo. FERNANDO OTERO
Las enfermeras Lucía Rodríguez y Nuria del Pozo participan junto al médico Domingo García en una cirugía menor en el ambulatorio de Trobajo. FERNANDO OTERO

Lunares, uñas encarnadas, quistes sebáceos, abscesos epidérmicos y drenajes del sinus pilonidal vuelven a formar parte de las tareas de los centros de salud leoneses tras dos años de parón.

El pasado mes de febrero ambulatorios como el de Trobajo del Camino, que tiene asignadas 20.901 cartillas de esa localidad, el barrio de La Sal, La Virgen del Camino y Valverde de la Virgen, reiniciaron estas pequeñas intervenciones que acercan la sanidad a los ciudadanos, aligeran las listas de espera del Hospital y ahorran costes.

La coordinadora de Enfermería de ese centro, Begoña Castrillo, reconoce que estas operaciones suspendidas durante la pandemia, como permiten extirpar lipomas, nebus, fibromas cutáneos y hasta corregir las orejas rasgadas, «son muy agradecidas por los pacientes y evitan muchísimas consultas a Dermatología y Cirugía Menor del Complejo Asistencial Universitario de León».

También destaca «el gran servicio y atención que se facilita a los pacientes», ya que al tratarse de procesos no malignos si acudieran al Hospital sus intervenciones se demorarían sustancialmente frente a intervenciones prioritarias.

De momento, las cirugías menores ambulatorias, que disponen de una sala-quirófano especial con camilla, lámpara adaptada e instrumental, se están citando un día a la semana y en breve se ampliará a dos al tener que compatibilizarse con las consultas diarias y las guardias.

Para realizarse, el paciente tiene que firmar un consentimiento informado y si su lesión fuera susceptible de dudas se envía una muestra patológica a analizar. Los casos que llegan a operarse en los centros de salud se detectan y valoran en la consulta de primaria, desde donde se genera la derivación, se citan y se incluyen en las agendas. Todo se registra en el sistema Medora y en la historia clínica del paciente, al igual que las pruebas que se practiquen. El seguimiento de las lesiones y las curas se dejan en manos de las enfermeras de cada usuario.

La mayor parte de las cirugías para eliminar verrugas y lunares se realizan con electrodisección gracias a los bisturís eléctricos; con frío (crioterapia) o desecación. No requieren anestesia general, pero algunas sí local. La cirugía menor se encuentra dentro de la cartera de servicios de Primaria, al igual que Fisioterapia y las ecografías, y refuerza el papel de Atención Primaria dentro del Sistema Nacional de Salud.

Los centros de salud recuperan la cirugía menor tras dos años de parón
Comentarios