lunes 10/8/20
Educación

La comunidad educativa reclama 1.660 docentes más para la nueva normalidad

Familias y profesores exigen que se invierta en la educación para reducir ratios y garantizar las distancias sociales
Un profesor en una clase vacía. PACO SANTAMARÍA
Un profesor en una clase vacía. PACO SANTAMARÍA

El Ministerio de Educación consensuó ayer con las autonomías cómo será la vuelta al cole el próximo curso. Entre las propuestas presentadas por Celaá, que los alumnos desde Infantil hasta cuarto de Primaria no lleven mascarilla, que se establezcan grupos estables de no más de 20 alumnos en estos curos y que aunque pueden socializar sin mantener la distancia de seguridad que el grupo sea reducido. A partir de quinto de Primaria y hasta Bachillerato, el ministerio plantea reorganizar los espacios para contar con una distancia de al menos 1,5 metros entre las mesas y uso obligatorio de mascarillas.

La propuesta, que sólo contó con el rechazo de los representantes del País Vasco y Madrid, ha sido calificada por los docentes leoneses como una «nueva improvisación» de la ministra y critican «que den prioridad a los criterios económicos y políticos en vez de a los sanitarios y educativos». Tras una reunión telemática mantenida ayer, los miembros de la Junta de Personal Docente de León reclaman una fuerte inversión en educación, que sea al menos de 5.800 euros por alumno al año —desligado del PIB— y que en la provincia de León la plantilla se incremente en un tercio, es decir, que 1.660 docentes se incorporen a las aulas para poder hacer frente a la nueva normalidad que llegará en septiembre con el regreso a las aulas, ya que la ministra incidió en que las clases hasta Bachillerato deben ser presenciales. Eso sí, reclaman que una vez se supere la crisis, los nuevos docentes se integren como fijos.

Primero de Primaria

«¿Por qué en la calle los niños de 6 años tienen que llevar mascarilla y en el colegio no?»

«¿Por qué en la calle los niños de 6 años —que cursan primero de Primaria— deben llevar mascarillas y en el aula no?», pregunta el presidente de la Junta de Personal Docente de León, Javier Fernández, quien remarca que la mascarilla debe ser usada por todos los miembros de la comunidad educativa, pero que es necesario que las clases sólo estén ocupadas a la mitad de su capacidad para poder mantener la distancia, «siempre de al menos dos metros y no de 1,5 como plantean ahora».

edu1

Los docentes leoneses aplauden la idea de que se prioricen los espacios, que los colegios cuenten con el apoyo de los ayuntamientos u otras administraciones para ganar espacios educativos, y que aumenten las actividades al aire libre, «aunque en una provincia como León esto no es posible durante todo el curso». «Tenemos que invertir en Educación y eso no quiere hacerlo nadie, ni la Junta ni el ministerio», señala Fernández, para criticar el nuevo cambio de rumbo de la ministra Celaá para consensuar la propuesta con las comunidades, que son quienes tienen asumidas las competencias educativas.

edu2

«Es necesaria una inversión real por alumno y son necesarios más profesores», apunta el presidente de la Felampa, la federación que aglutina a las ampas de los colegios públicos de la provincia, Arsenio Martínez, quien apunta que un mayor número de docentes en plantilla no sólo permitiría hacer frente a la nueva normalidad, si no mejorar la calidad educativa y hacer frente a los problemas estructurales del sistema educativo.

Reunión sectorial

Castilla y León se suma al plan respaldado por todas las comunidades salvo País Vasco y Madrid

El portavoz de los padres está en contra de que todos los niños usen mascarilla y defiende que se garantice la distancia de dos metros entre los alumnos. «Los niños no pueden estar con la mascarilla todo el tiempo, es duro para los adultos y más para ellos», concreta, para incidir en el descenso de las ratios. Además, hace un llamamiento: «Hay que bajar los contenidos curriculares y reformar la educación, de la misma manera que lo están haciendo las empresas. Hay que avanzar, quizá más despacio, pero avanzar. Si se reactiva la economía se debe reactivar la educación».

Los profesores también critican que se deje «toda la responsabilidad» sobre los equipos de los centros educativos, ya que serán sus integrantes quienes deberán asumir las tareas de vigilancia para garantizar que se cumplen todos los protocolos contra el coronavirus.

La comunidad educativa reclama 1.660 docentes más para la nueva normalidad