viernes 20/5/22
                      Red ferroviaria en la estación de Brañuelas, en la vía León-Vigo, en foto de archivo. JESÚS  F. SALVADORES
Red ferroviaria en la estación de Brañuelas, en la vía León-Vigo, en foto de archivo. JESÚS F. SALVADORES

Galicia ya tiene sobre el territorio la inversión que debía acompañar el desarrollo del Corredor Atlántico por el noroeste

Acción, para acompañar la letra que durante los últimos años ha alentado la modernización de las conexiones ferroviarias, que en León no dejan de ser intenciones.

Galicia es el ejemplo. La traza ferroviaria entre Orense, Monforte de Lemos y Lugo , casi 120 kilómetros des extensión, se desarrolla un proyecto de mejora estructural con una inversión de 230 millones de euros, acomodados en una casilla de los Presupuestos Generales del Estado. El repertorio de mejora colocará la red convencional al oeste de la provincia leonesa a la altura de las exigencias competitivas dentro de los límites de los grandes corredores ferroviarios europeos. Justo, a lo que aspira la red en León.

El tapón y el espejo

El despliegue de la autopista ferroviaria por el noroeste no alcanza a la provincia leonesa

Se moderniza la alimentación de 3 kv a 25 kv la electrificación del tramo Orense Monforte, con un despliegue de catenaria híbrida, con el fin de adaptarse a los dos esquemas en continua y en alterna; La nueva electrificación de 25kv en el tramo entre Monforte y Lugo; el ajuste de los gálibos que precisa la instalación de la catenaria a esa potencia; la renovación e intervención en un centenar de puentes, una docena de pasos superiores, una decena de estaciones, y una veintena de túneles; la renovación de vía y elementos de la estructura, a base de cambios de carriles, balasto y aparatos de control; hay en marcha una ampliación de vías de apartado de trenes, en la definición de puertos seco apegado a Monforte de Lemos y en Los Peares, que dan soporte a la circulación de trenes mercantes de 750 metros y la supresión añadida de una treintena de pasos a nivel; se acometerá una nueva variante de vía en la localidad de Puebla de San Julián, que permite sortear obstáculos urbanos y geográfico y elevará los límites de paso a 160 kilometros de velocidad; a la vez, se acompaña dotación presupuestaria para adaptar las nuevas vías a los controles del Asfa digital y telecomunicaciones de fibra óptica.

La mayor parte de la inversión, más de 210 de esos millones destinados a colocar el tramo gallego de la red TEN-T vinculada al la extensión del Corredor Atlántico noroeste, se financia con fondos del mecanismo de recuperación y resiliencia de la Unión Europea.

Lo que esperaba León para ponerse al día con esa promesa incumplida de trasladar a la vía del tren las grandes intenciones vinculadas al Corredor Atlántico, tiene ya una aplicación práctica en Galicia. Ese ramal de Orense, Monforte y Lugo recibe un maná de millones, luego, un tapón impide que la inversión se extienda por la provincia leonesa.,

El desarrollo del Corredor Atlántico se centra en Galicia con 230 millones
Comentarios