viernes. 12.08.2022
Cambio de imagen en la entrada al casco histórico

León levantará la plaza de San Marcelo para unirla con la de Botines en la obra del parking

La actuación exterior, que se llevará casi uno de los 2,8 M€ totales, desmontará los jardines y eliminará el desnivel con una gran rampa tras demoler y reurbanizar todo el empedrado
El desnivel entre las plaza de San Marcelo y Botines se salvará con una gran rampa, similar a la que hay ya al lado de la iglesia, tras demoler los jardincillos actuales. RAMIRO
El desnivel entre las plaza de San Marcelo y Botines se salvará con una gran rampa, similar a la que hay ya al lado de la iglesia, tras demoler los jardincillos actuales. RAMIRO

La reforma del aparcamiento subterráneo de San Marcelo esconde una obra municipal con la que el Ayuntamiento de León quiere cambiar la imagen del céntrico enclave que actúa como «bisagra sobre la que gira la ciudad». «De este lado, quedaría el casco viejo; del otro, la ciudad nueva, la que crece en el Ensanche», como describió Juan Pedro Aparicio en El año del francés.

Dentro de los 2,8 millones de euros previstos para la modernización de la infraestructura, después de que venciera la concesión de los 50 años de explotación el pasado 21 de junio, el equipo de gobierno de José Antonio Diez proyecta una partida de cerca de un millón de euros para «modernizar y actualizar», como se argumenta en el proyecto. La nueva fotografía reunirá en una sola rasante las plazas de Botines y las Palomas, según avanzó hoy DIARIO DE LEÓN en su edición de papel.

Sin escalones, el desnivel se salvará con «una gran rampa similar a la existente en la parte oeste», junto a la iglesia, pero sin tocar la fuente, que quedará como balcón en altura, aislada por una barandilla, y obligará a redefinir todo el entorno de los jardincillos y reubicar la maqueta histórica.

La maqueta se reubicará

La intervención comenzará por el desmontaje del lucernario que cubre la antigua entrada de las escalerillas peatonales del aparcamiento, las barandillas de las jardineras existentes, las papeleras y demás mobiliario urbano como farolas y bancos. En este paso se incluye además la retirada de la maqueta de la ciudad de León, que después volverá a ser recolocada, sin que quede definido el punto exacto en el que encontrará asiento. No se cierra tampoco dónde se ubicará «la plantación de especies arbóreas», más allá del apunte de que serán «en un número similar al existente», pero sin que se especifique siquiera las especies.

La eliminación de obstáculos afectará también a los muros de mampostería que bordean las jardineras y al que marca el desnivel entre los jardincillos y la plaza. Sólo se salvará la entrada del ascensor y, sobre todo, la fuente, que quedará al mismo nivel que ahora, como se remarca en el plan, en el que se detalla que para el contorno «se propone la creación de un pasillo accesible de al menos 1,80 metros de ancho alrededor y la instalación de una barandilla de protección de vidrio y acero inoxidable para salvar el desnivel de la rampa».

En la zona de la plaza de San Marcelo se desmontará todo el pavimento de piedra y se demolerá la base de hormigón hasta descubrir el forjado, que abarca desde el encuentro con la calle Ancha hasta casi el codo que se forma con Arco de Ánimas. Sobre esta capa, se ejecutará la impermeabilización para que no vuelvan a sucederse las filtraciones. En el proyecto se reseña que «se adaptarán las cotas y pendientes de la urbanización a la disposición real de los forjados para una mejor gestión en la eliminación de la escorrentía»; una actuación que ayudará a marcar la pendiente de la rampa de unificación.

Financiación
La obra se apunta como carga para la empresa que se haga con la nueva concesión del servicio

La capa aislante se utilizará como asiento para rematar la superficie de la plaza, en la que ahora se intercalan un diseño de pasillos de loseta de piedra con cantos rodados agarrados con hormigón, sin la técnica artesanal que sí se siguió en el Grano. El documento no detalla cómo se rematará. El informe, avalado por el equipo de gobierno de José Antonio Diez, se limitan a recoger que se procederá a la «colocación, según proyecto de urbanización a realizar, de pavimentos a determinar que deberán ser de alta calidad, tanto estética como funcional», para el que se reserva dentro del presupuesto global una partida de 380.396,09 euros, IVA incluido.

La indefinición queda pendiente del apunte que se hace en el documento, donde se recalca que «sin duda una intervención de este tipo requiere la realización de un proyecto específico que aúne las mejores propuestas técnicas y urbanísticas y el empleo de los materiales más adecuados desde el punto de vista estético como funcional». En este principio caben el resto de remates en el exterior de la plaza de San Marcelo.

Reestructuración total
La fuente se quedará a la misma altura, convertida en un balcón hacia la plaza con una barandilla de vidrio

Con su cuantificación económica, se anota la propuesta para «la instalación de nuevos bancos y papeleras que estarán definidos en el proyecto constructivo y que deberán cumplir con todos los criterios de accesibilidad y perfectamente integrados con el entorno. El plan servirá además para la «renovación del alumbrado de la plaza con la instalación de puntos de luz eficientes mediante farolas o proyectores led con integración en su entorno y con diseño a determinar», que se integrarán en el diseño de la iluminación ornamental que ya se colocó en el edificio consistorial para resaltarlo. El último apunte añade un elemento, pero sin concretar tampoco su diseño: la instalación de un aparcamiento de bicicletas.

León levantará la plaza de San Marcelo para unirla con la de Botines en la obra del...
Comentarios