sábado. 25.06.2022
Más de 20 meses parado

Diez entierra el plan del casco histórico

El contrato para la definición de la estrategia lleva más de 20 meses parado después de abrir las ofertas de las siete empresas interesadas

El alcalde, que insistía en que sería una de sus primeras acciones, se olvida ahora del proyecto

El casco histórico se ha convertido en una zona degradada de la ciudad. RAMIRO

No tenía ni siquiera garantizada todavía la Alcaldía. Pero el mismo día en que se abrieron los sobres del recuento electoral, que derivaría en la pugna judicial que volteó los resultados y acabó por cimentar su entrada en el salón de mando San Marcelo, José Antonio Diez lo tenía claro. Sus primeras medidas serían, según expuso en una entrevista, «peatonalizar la carretera de Ordoño II y un plan para el casco histórico». La primera la ejecutó apenas ser nombrado como escaparate del cambio de gobierno. La segunda espera al fondo del cajón del perfil del contratante. A partir del 2 de octubre de 2019 no se ha vuelto a avanzar en el expediente para la contratación de la «asistencia técnica para la elaboración plan director con valoración arquitectónica y recuperación social de la ciudad antigua de León».

No se ha movido ni un papel desde esa fecha en la que se abrieron los sobres con la oferta técnica de las siete empresas presentadas al concurso que había convocado, justo antes de salir, el equipo de gobierno del PP. Luego, se anunciaba que habría un informe de la técnico municipal sobre el cumplimiento de las condiciones para, con posterioridad, remitirlo al comité de expertos que valorarían las propuestas. Ni siquiera se llegó a citar a estos expertos: Álvaro Izquierdo González, presidente de la delegación de León del Colegio Oficial de Arquitectos de León; Nuria González Rabanal, decana del Colegio de Economistas; Amelia Biaín González, jefa del Servicio Territorial de Cultura y Turismo de León de la Junta; Heraclio Martínez Martínez, jefe del Servicio de Arquitectura de la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo de la Junta; y Miguel Carpintero Suárez, técnico de administración general del Área de Fomento y Hábitat Urbano del Ayuntamiento de León. Veinte meses después, la idea, que habían impulsado desde las filas populares pero que venía avalada entre otros por el exsecretario de Estado de Vivienda en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Javier Ramos Guallart, quien participó en la estrategia de Santiago de Compostela para atajar la problemática, duerme enterrada por la inactividad pese a que figuraba entre las prioritarias para el regidor socialista.

El proyecto sigue en hibernación sin que ni siquiera se pueda aludir a la falta de presupuesto. Como consta en el expediente, la Intervención municipal certificó la reserva de crédito al iniciarse el procedimiento de contratación: en total, se consignaban 145.200 euros, IVA incluido, que se desglosaban en 84.000 euros del ejercicio 2019 y otros 61.200 euros del 2020. No han desaparecidos, sino que continúan como financiación afectada a la espera de ver si el equipo de gobierno del PSOE activa de nuevo el proceso o lo anula. Aunque si lo hiciera, podrían invocar su derecho a una indemnización acorde a los costes de presentación de los proyectos las siete empresas licitantes: Fraile Arquitectos, SLP; Melquiades Ranilla García; Escuela del Patrimonio Cultural, S.L.; Centro de Observación y Teledetección Espacial, S.A.; Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico; Nundoing; y Rodríguez Valbuena Arquitectos, S.L.

Encallado
El 2 de octubre de 2019 se reunió la mesa de contratación a la espera de citar al comité de expertos

En esa indefinición queda el plan que el alcalde del PSOE enarbolaba para «recuperar y dar vida al centro histórico y neurálgico de la ciudad». En su promesa anterior a las elecciones, Diez insistía en la necesidad del plan para «potenciar la actividad turística, comercial, dotacional, cultural y residencial del centro, una zona que engloba a unos 5.000 residentes pero que se caracteriza por la fuerte actividad nocturna y la escasa vida diurna». La estrategia que había avanzado el entonces candidato socialista abogaba por la implicación de «todo el tejido social y el resto de las administraciones en programas como los que se han realizado, por ejemplo, en Santiago de Compostela, Vitoria o Bilbao con excelentes resultados», entre los que figuraban «la necesidad de diseñar e implementar actuaciones públicas y privadas conjuntas para la rehabilitación de las viviendas y edificios públicos, la actuación en los solares para garantizar la salubridad y la imagen, un programa público de recuperación del patrimonio, la mejora urbanística, y un incremento de actividad sociocultural y mejora de entorno»

Acciones previstas
Diez apostaba por cambiar la regulación para que los locales vacíos pudieran convertirse en viviendas

La idea que exponía Diez hablaba de un plan a largo plazo que debía «implementar una estrategia conjunta y transversal que acabe con el deterioro que sufre la zona y dinamice no sólo la actividad comercial, sino la residencial o cultural tanto para los residentes como para el resto de los leoneses y para la actividad turística, como yacimiento de empleo y dinamismo económico». Para frenar el dominio de la hostelería, el regidor socialista proponía que se construyeran viviendas tipo loft, «atractivas para la gente joven», en los bajos comerciales que hay vacíos debido a que la regulación como Zona Acústicamente Saturada (ZAS) impide abrir más bares. Por el momento sigue varado.

DL8P1F8-19-17-18-1
Aspecto que presentaba ayer La Rúa, emblemática calle del casco histórico de la ciudad, convertido en un barrio degradado. RAMIRO

Diez entierra el plan del casco histórico
Comentarios