lunes. 26.09.2022

La dotación actual del servicio de limpieza sólo alcanza a la mitad de las calles de León

Los sindicatos recuerdan que faltan 80 empleados para cumplir con el acuerdo de personal de la municipalización
Máquinas barredoras del servicio de limpieza del Ayuntamiento de León, en una imagen tomada hace tres años. ARCHIVO
Máquinas barredoras del servicio de limpieza del Ayuntamiento de León, en una imagen tomada hace tres años. ARCHIVO

Los sindicatos vaticinan que la fórmula elegida por el Ayuntamiento de León para atajar la ola de suciedad en la ciudad será un fracaso. Los responsables del área de limpieza se han decantado por la temporalidad en los refuerzos, mientras que el comité de empresa no ve otra solución que la estabilidad laboral para acabar con el déficit de personal y medios en la plantilla de barrenderos y limpiadores, causa indiscutible de la sima que se ha originado en la prestación de este servicio.

Los representantes laborales aportaron ayer la última versión sobre este escenario de abandono en el que ha devenido la capital leonesa, objeto de críticas y batería de recursos por parte de las fuerzas políticas de la oposición al equipo de Gobierno. Al servicio de limpieza de la capital leonesa le faltan hasta 80 empleados para alcanzar la cota de plantilla que se pactó en aquel momento de revocación en la concesión, cuando la recogida de basura y la limpieza se municipalizó en base a unos criterios de gestión a corto y medio plazo que hoy, según denuncian los propios sindicatos, es un desbarajuste.

Lo dicen los representantes laborales con el argumento de las cifras. Se pactó un máximo de 224 trabajadores vinculados al servicio de limpieza de la ciudad leonesa. Y hay 147. La diferencia, los ochenta que descabalgan el propósito de los acuerdos y el papel y su puesta en práctica, acarrea todas las consecuencias que florecen en las aceras y calles desatendidas. Con esa dotación de personal, la necesidades de limpieza viaria de la ciudad de León sólo se ve satisfecha en un 40% o en un 50%, según revela Antonio Nicolás, responsable en este comité de empresa en representación de la Unión Sindical Obrera. «En un sábado de agosto de este año, el servicio de limpieza de León dispone de 50 efectivos; mientras que en 2013 había 96 trabajadores en turno», induce para certificar el desfase y remarcar la carencia de medios, y efectivos humanos para llevar a cabo el desempeño.

Hasta 224 plazas
Los sindicatos piden soluciones estables más allá del refuerzo temporal para baldear y barrer

El desajuste entre los objetivo de limpieza en León y el resultado final se valora en 80 empleados, para hacer realidad aquella cota laboral que se fijó mientras se escribían las condiciones de regreso del servicio al amparo de la gestión del paraguas público; la municipalización, que abría otra época en la prestación luego de años manejada por una concesión privada.

El anuncio reciente de las medidas adoptadas por el Ayuntamiento de León con el fin de corregir la suciedad en las calles de la ciudad y acallar las críticas políticas, ciudadanas, el descontento social y mejorar la imagen que muestra la capital leonesa ha agitado las reivindicaciones sindicales para con este servicio de limpieza y recogida de basura. Los ochenta empleos que faltan para alcanzar el límite del acuerdo de municipalización entrarán en una próxima fase de negociación que el comité de empresa emprenderá con el Ayuntamiento en el marco del convenio. La contratación de una treintena de trabajadores de forma temporal se entiende como un parche desde la parte sindical, que aún en el mejor caso posible que aportaron los refuerzos de seis meses que terminarán por incorporarse la próxima semana desde una bolsa de empleo, aún restarían otros cincuenta puestos de trabajo sin cubrir para llegar a la cifra marcada de 224.

Hasta entonces, la hoja de ruta del lavado de cara a la ciudad leonesa se aparcera por tramos de urgencia. Los empleados que ya se sumaron estos días a la nómina de limpieza se han dedicado a baldear calles, con el fin de despegar la suciedad impregnada por el tiempo en aceras y calzadas. Los quince que se sumarán el próximo lunes tendrán cometido en la tarea de barrer y desbroce de zonas públicas acometidas por el este paréntesis que le ha puesto a la oposición de Diez un caramelo en la boca.

La dotación actual del servicio de limpieza sólo alcanza a la mitad de las calles de León