martes 13/4/21
ELOY VELASCO NÚÑEZ. magistrado de la audiencia nacional

«El Gobierno no tiene interés en que la justicia funcione»

miguel ángel zamora | león

Acude a León este mediodía como titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de los de la Audiencia Nacional, pero es consciente de que su tirón popular le deviene como instructor de la Operación Púnica. Por eso lanza la advertencia antes de comenzar: responderá a cualquier pregunta menos a las relacionadas con ese caso, que aún está abierto.

—Viene a León a hablar de ciberdelincuencia. Sonaba al principio como delito de futuro ¿pero ya es un presente bien palpable?

—Yo así lo creo. De futuro no tiene nada, ya es un presente absoluto. Se está produciendo una transformación de la delincuencia física, que está cambiando su lenguaje y su forma de actuar hacia la delincuencia cibernética. Por lo tanto, las estafas de antes que se hacían con el típico timo del tocomocho con tres personas, ahora se hacen en la web y las estafas como el timo de la lotería y las estafas nigerianas o las cosas que se hacían con la lotería española y todo este tipo de timos pues ahora se hacen con reclamos en Internet en vez de físico, como toda la vida.

—¿Cómo se puede combatir este tipo de delincuencia?

—Pues esa era una de las conclusiones de mi tesis doctoral. La delincuencia que se hace a través de la tecnología se tiene que combatir con tecnología. Y por fin, con la reforma el año pasado de la Ley de Enjuiciamiento Criminal se han metido diez o doce elementos técnicos para que la Policía, los fiscales y los jueces puedan combatir el cibercrimen.

—A lo largo de la instrucción de la Operación Púnica hemos podido escucharle quejarse de la falta de medios, tanto a nivel policial como a nivel judicial...

—Creo que es así. La policía se ha especializado porque tienen grupos de delitos telemáticos tanto en la Guardia Civil como en la Policía Nacional, la Fiscalía también porque en todas las provincias tiene que haber algún fiscal que se encargue de los casos más difíciles especializados en materia criminológica informática y casi quizás el siguiente paso debería de ser que los jueces de Penal sigan especializándose en estas materias, porque son materias en parte transversales. Esa es una labor que debemos asumir los jueces.

—Da la sensación de que a los sucesivos gobiernos de la democracia no les ha interesado mucho que la Justicia funcione bien ¿verdad?

—Yo lo he dicho varias veces. Desde el día en que ocurre el delito hasta el día en que se juzga, pasan años porque el legislador no quiere invertir en justicia. Si quisiéramos tardar la mitad, bastaría con poner el doble de jueces. No lo digo yo, lo dice la Unión Europea que acaba de reñir a España. Siendo el cuarto país en tamaño, estamos en la mitad en la lista de proporción de habitantes y jueces. La media de la Unión Europea es el doble de lo que tenemos aquí en plantilla de jueces. Luego algún juez más, algún personal más, algún medio más, algún perito más o algún asesor más sí que necesitamos para estar a la altura que necesita el ciudadano.

—Todo será que el nuevo gobierno dedica arreglar todo esto...

—Eso espero. Me gustaría...

—¿Tiene algún tipo de vinculación con León?

—Guardo una muy buena amistad con Juan Carlos Suárez-Quiñones de su etapa como juez, aunque me parece que ahora es consejero de Fomento. (Compartieron piso durante ocho meses en la Escuela de Practica Jurídica). Pude hablar con él recientemente y me llevé una gran sorpresa. Y luego, por el tema del Incibe, tengo relación con técnicos y abogados que me dicen que van mucho por León. También conozco a mucha gente de la Asociación Nacional de Abogados de las Nuevas Tecnologías. Estoy ayudando a hacer tesis doctorales sobre este tema, trabajo con los grupos tecnológicos de muchas partes de España, he escrito un libro sobre ese tema porque me interesa mucho y la verdad es que por León voy esporádicamente, cuando coincide la ocasión. (Velasco es natural de Valladolid), aunque reside en Madrid desde junio de 1998, cuando sustituyó al juez Del Olmo que instruyó el 11-M.

«El Gobierno no tiene interés en que la justicia funcione»