domingo 22/5/22
Economía

No es sólo la energía: vehículos, hostelería y alimentos calientan la subida de precios

La inflación encarece los productos básicos un 12,5% y electricidad y combustibles cuestan un 85,2% más que hace un año
dl14p5g1

La escalada de precios se transmite de unos sectores a otros, y repercute directamente en el bolsillo de los consumidores. De la energía a las industrias, de las materias primas a las explotaciones agrícolas y ganaderas, de la guerra a los transportes y la logística, el caso es que los productos básicos que necesitan las familias a diario mantienen desde hace 15 meses una escalada alcista que se ha disparado desde la primavera pasada. Y lo hace con especial intensidad en León, que sigue (con Toledo) a la cabeza del encarecimiento de la vida en el país, cada vez con más diferencia.

La energía es la principal protagonista de este encarecimiento, pero no la única. En León están desbocados también los precios de los vehículos y de la hostelería (sobre todo los alojamientos han subido con fuerza sus precios), y no le van a la zaga otros productos básicos como los zapatos y los alimentos. Un ranking de precios en escalada en el que tienen también especial protagonismo los servicios financieros, a pesar de la reducción de oficinas, personal y costes que están ejecutando de forma drástica las entidades bancarias.

El caso es que frente al escenario de 2020, que con el confinamiento dio lugar a diez meses de inflación en negativo que dispararon el temor a caer en la deflación, la inflación comenzó a dar señales de un peligroso crecimiento hace un año. Con un mundo tratando de recomponerse de la parálisis de la pandemia, pero mucho antes de que la crisis geopolítica se hiciese realidad. Los precios de la energía fueron el detonante de la escalada alcista, junto con la escasez de materias primas y el desabastecimiento provocados por la paralización de la economía con el covid y las dificultades para recuperar el pulso.

Esos costes y esas dificultades se han ido trasladando al conjunto de la actividad económica y repercutiendo en el resto de los productos y servicios. En una escalada que se anuncia que seguirá en los próximos meses, aunque está por ver si con la misma intensidad.

El caso es que en marzo se cumplieron las previsiones y los precios subieron de media en el país (en el índice interanual) un 9,8%. En León lo hicieron un 12,5% en los últimos doce meses, un encarecimiento sólo superado por Toledo (12,6%). Castilla y León es, junto con Castilla-La Mancha, la comunidad donde más han subido los precios de media.

En León sólo en marzo los precios subieron un 3,6%, y suman 4,6 puntos más en el primer trimestre del año. La escalada de precios se ha intensificado especialmente desde el pasado otoño.

Los que más suben

Desde luego es la energía el capítulo que lidera este encarecimiento del coste de la vida para los leoneses. Sólo en el último mes la electricidad, el gas y los combustibles se encarecieron un 24,7%, pero es que desde marzo de 2021 acumulan una subida del 85,2%.

Le sigue el capítulo de utilización de vehículos personales, que en marzo subió sus precios un 9,7%, y suma un incremento medio anual del 25,8%.

Entre los servicios que más se han encarecido en León en el último año están los alojamientos, porque a pesar de la fragilidad que mostró durante la pandemia el turismo sigue siendo uno de los principales motores de la economía provincial. Ha aprovechado el tirón de la apuesta por los viajes cercanos de los españoles al salir de las restricciones y ha subido sus precios un 4,3% en marzo. Acumula un incremento de precios del 13% en un año, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.

Suben también los restaurantes, un 1,3% sólo en el mes pasado y un 5,7% desde marzo del año anterior.

Los alimentos son otro capítulo que se encarece especialmente, y de los que más afecta a los presupuestos familiares. La media de incremento el mes pasado fue de casi un 1%, pero acumulan un 8,5% desde el año pasado.

Sube también con fuerza el calzado, un 5,6% en marzo y un 10% desde hace un año. El vestido en cambio cerró las rebajas de invierno con un incremento del 1,9% y sube un 5,3% en doce meses.

En un año se han encarecido también los muebles y accesorios de las viviendas (más del 9%), artículos del hogar y los servicios ambulatorios. Bajan en cambio los equipos de telefonía y audivisuales.

No es sólo la energía: vehículos, hostelería y alimentos calientan la subida de precios
Comentarios