sábado. 02.07.2022
Crimen de La Torre

Habla el padre de la víctima: «Espero que deje de joderle la vida a su propia madre»

El padre de la víctima del crimen de La Torre ataca al sospechoso
                      El crimen ocurrió en el entorno del pabellón de La Torre. MAZ
El crimen ocurrió en el entorno del pabellón de La Torre. MAZ

Jesús Fuentes, el padre del joven cántabro que perdió la vida en mayo del año pasado acuchillado en el área del pabellón de La Torre por un estudiante de Derecho de León, pidió al acusado «que deje de joderle la vida a su propia madre», a la que agradeció que enviara una carta pidiendo disculpas a la familia de la víctima: «Espero que en Villahierro encuentre mejores amigos que los que le acompañaban aquella noche», dijo. «Es horrible soñar algunas noches que Mario sigue vivo y luego despertarse».

En manifestaciones en exclusiva para El Diario Montañés, el padre cuenta su día a día un año después: «A mi mujer le cuesta mucho dormir y tome lo que tome se despierta a las 5.45 de la mañana. Yo en cambio duermo algo mejor, pero lo más horrible que me pasa es soñar que está vivo. A veces me despierto con una sensación de alegría, pero luego me doy cuenta de que no es real. Aprendes a mentir cuando te preguntan qué tal estás», señaló con tristeza al rotativo santanderino.

«Al principio mi mujer siguió trabajando en el albergue que tenemos, a ver si se le pasaba, pero al final no pudo con ello y cerramos en julio del año pasado hasta abril, cuando hemos vuelto a recuperar la actividad», apunta desde la localidad de Colindres, donde el joven había nacido.

Desgarrador
«Es horrible soñar por las noches que Mario aún está vivo y después despertarse»

Recuerda con una indescriptible amargura el momento en el que se les notificó la resolución policial de la causa: «Cuando la policía vino a comunicarnos que habían cogido a los responsables de la muerte de mi hijo, me dio igual. No era un motivo de alegría porque no me iban a devolver a mi hijo. Solo pensaba que me había quedado sin él. Nunca he tenido sed de venganza».

Más profunda es su reflexión sobre la tramitación de la causa a nivel judicial y sobre el desarrollo de la investigación: «Me preocupa mucho que el resto de amigos que acompañaban al que lo hizo estén libres. Él y sus cuatro amigos tuvieron en sus manos una navaja de 39 centímetros con la que mataron a mi hijo, e incluso se fotografiaron con ella durante una cena previa a las tres peleas que provocaron. El juez dice que no tienen nada que ver unas cosas con otras, pero está distorsionado la realidad de los hechos. Actuaron como una banda organizada y el modus operandi era atemorizar, acorralar, agredir y humillar a otros jóvenes».

Sabían lo que hacían

No está de acuerdo con la decisión de disgregar de la reyerta principal las que hubo anteriormente: «Fueron a la pelea sabiendo que llevaban un arma blanca, lo cual les daba garantía para intimidar a las víctimas. Aunque el brazo ejecutor fue uno, lo ocurrido pone de manifiesto que hay una realización conjunta. El deber de ellos era quitarle la navaja. El asesino tenía dos amigos uno estudiante de derecho y otro de ingeniería, sabía perfectamente lo que hacían y lo que podía pasarles. Por eso las dos agresiones previas son las que inculpan al autor y hacen cómplices a sus amigos».

Desde su punto de vista, el suceso conjunto fue un hecho único: «Tuvieron una pelea previa con el grupo de mi hijo para volver a por él, por eso yo creo que es un asesinato que es un asesino con la orden de ir a por él. Había una orden de ir a por Mario, y luego corrieron por detrás más de cien metros para clavarle la navaja y girarla dos veces y atravesarle el pulmón».

Lamento
«Espero que el asesino encuentre en Villahierro mejores amigos que los que llevaba aquella noche»

Las consecuencias penales del caso ya no tienen relevancia para el padre del fallecido. Nada puede aliviar el dolor por la pérdida de su hijo: «No me importa el tiempo de condena que le impongan, porque por estar más no va a salir mejor persona. Lo único que pido es justicia, no se ha dirigido a esta familia para mostrar arrepentimiento aunque su madre nos mandó una carta mostrando su pesar. Lo que pido es que no le joda más la vida a esa madre y que diga la verdad porque está protegiendo al resto, y que elija bien a sus amigos en la cárcel de Villahierro porque seguramente va a encontrar allí mejor gente que la que le acompañaban aquella anoche».

El autor confeso del crimen será juzgado por un jurado popular en la Audiencia. Otros dos investigados, lo serán en Penal.

Habla el padre de la víctima: «Espero que deje de joderle la vida a su propia madre»