martes 29/9/20
El molín del tiempu

Fasgar

Fasgar. MARCIANO PÉREZ
Fasgar. MARCIANO PÉREZ

Plantas ya yerbas que güei despreciamos ya dexamos como inútiles nos matos o al pía de los caminos fueran n’outros tiempos alimentos de la xente. Eva González, no sou cuentu La vaca Galana, fixo memorias de las ‘fasgas’ ya los ‘caulechos’, usaos cuantayá como verduras.

El caulechu o tarriel.lu yía, en castel.lanu, “el diente de león”. ¿Ya las fasgas? Según Rita García, no sou gran estudiu d’etnobotánica, la fasga yía’l Chenopodium bonus-henricus, planta máxica ya mui axeitada pa faere ensaladas. Las fasgas, antias reinas ya agora siervas, andan felices ya l.luenxe de nós por montes ya val.les. Pero la sua palabra sigue viva na l.lingua, dando nome a sitios onde había abondas.

A mi, por exemplu, prestóume siempres pol vivire ‘El Val.le de Fasgadiel’ ya las suas fanas. Outramiente, ‘Fasgal’ ya ‘Fasguéu’ son nomes bien frecuentes por muitos sitios ya en Babia tenemos un chanu húmedu que se chama ‘Fasgares’, en La Maxúa.

Pero onde la nuesa guapa planta entovía yía reina ya señora del nome yía en Fasgar, pueblu omañés que tien muitas cousas que vere, ente el.las unas fuentes románticas, solitarias ya chenas d’encantu. Sí, onde termina’l Val.le Gordu, a la solombra de la Sierra de Xistréu, alcuéntrase Fasgar, unu de los pueblos más guapos de la fantástica Omaña, tierra chena de tesouros sorprendentes.

Mancada pola emigración ya abandonada pol desaniciu del mundo rural, sigue alitando Omaña pol espíritu de la sua xente, qu’entovía alcuentra no sou paisaxe ya na sua cultura popular la confirmación de la guapura. Polos branos vuelven pa disfrutar de paisax ya tranquilidá, pero también pa beber nas fuentes qu’apurren l’augua de la memoria.

Tengo you un aquel especial pa Omaña ya pa la sua capital, Murias de Paredes, porque’l mieu pueblu tenía ai.lí los xueces que trataban los pelitos. Paez que yá perdíu Murias esti atributu de sere sede xudicial, pero you sigo fiel a aquel.la melancólica autoridá, más fonda ya auténtica que las divisiones de güei.

El molín de la hestoria nun apara ya las cousas van ya vuelven. Los pueblos guapos cuasi quedanon ermos, pero, según sociólogos ya economistas de güei, yía probable que la xente urbana vuelva a los pueblos, porque revoluciones tecnolóxicas xunirán el mundu ya será igual la comunicación nun pueblu que na ciudá.

Pero fai falta que nós seyamos la puente, la puente que va del pasáu al futuru. Guardar los sendeiros que texían la vida, alcontrar las claves de los nuesos nomes, guardar los territorios humanos pa que nun los desanicie’l monte salvaxe. Ya que los nuevos pobladores semen outra vuelta los eiros de la viecha cultura.

Fasgar