viernes. 01.07.2022
El instituto evita su liquidación

La fundación soriana Cesefor absorbe al Inbiotec, que evita así la liquidación

Los investigadores tendrán que centrarse ahora en proyectos forestales
La consejera Ana Carlota Amigo, con la plantilla de Inbiotec tras la reunión de ayer. FERNANDO OTERO

Sobre la campana y al límite. El instituto de investigación Inbiotec ha conseguido evitar su liquidación tras un verano agónico después de entrar en abril en concurso de acreedores. «Se va a firmar con urgencia un contrato que conllevará un arrendamiento de Inbiotec que permitirá subrogar a los trabajadores por un plazo de tres meses y que nos dará un plazo suficiente para solucionar la inclusión de la unidad productiva del instituto en Cesefor», anunció la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, para incidir en que hay voluntad de que la sede del instituto de investigación continúe en León aunque la plantilla «tendrá que adaptarse» ya que la fundación soriana Cesefor centra su actividad en investigaciones de masas forestales, frente a los proyectos vinculados a la biotecnología que desarrollaban hasta ahora los ocho investigadores de Inbiotec.

Nueva etapa
La plantilla completa se integrará en la nueva matriz que apuesta por mantener la sede leonesa

La consejera recordó que Cesefor sufrió una situación parecida a la de Inbiotec y consiguió salir adelante contando en la actualidad con más de 50 investigadores y manteniendo el ritmo de contratación. Además, señaló que la absorción del instituto de investigación leonés permitirá a la fundación soriana dar el salto hacia un centro tecnológico y que el acuerdo, aprobado el mismo lunes por el patronato de Cesefor, permitirá «generar sinergias» ya que cuenta con el respaldo tanto de los trabajadores como de los gerentes de ambos centros.

El representante de CC OO en Inbiotec y secretario general de Educación del sindicato, José Antonio Alegre, ya había avanzado su optimismo frente a la firma del acuerdo y ayer mostró su satisfacción ya que la absorción del instituto por parte de Cesefor impide el desmantelamiento de Inbiotec y la pérdida de empleo.

Conocimiento previo

Alegre puso en valor el trabajo y la acción sindical como vehículo y elemento que ha conseguido movilizar a las distintas administraciones para trabajar conjuntamente y responder a su responsabilidad, atendiendo a la importancia que un centro tecnológico como Inbiotec tiene para el desarrollo socioeconómico de la provincia.

En la misma línea, el director de Inbiotec, Carlos Barreiro, también se mostró satisfecho con la solución al considerar que entre Inbiotec y Cesefor las sinergias son «bastante fáciles de crear». «Nos conocemos desde hace muchos años y aunque no habíamos trabajado nunca juntos directamente sí a través de empresas colaboradoras y creo que podemos complementar perfectamente la labor que realiza Cesefor en el sector agroforestal y de caracterización de razas en peligro de extinción aportando esa parte analítica y de investigación», destacó Carlos Barreiro tras el anuncio del acuerdo.

La fundación soriana Cesefor absorbe al Inbiotec, que evita así la liquidación