viernes 22/10/21
Política

Génova coloca a González y Muñoz para tutelar la presidencia de Majo

García Egea preside desde hoy la ejecutiva provincial que dará un vuelco a la gestión del PP leonés
José Miguel González y Ester Muñoz Partido  Popular
José Miguel González y Ester Muñoz. DL/RAMIRO

El nuevo PP de León comienza a gestarse hoy. El comité ejecutivo, que se celebrará a las 12.00 horas en el hotel Conde Luna, servirá para reorganizar el poder orgánico de la formación después de los resultados de las últimas elecciones. El panorama que se expondrá no tiene precedente: sólo 96 Alcaldías —14 menos que en 2015 y 43 por debajo de las que obtuvo en 2011—, sin el gobierno de la Diputación después de 24 años, con los tres principales ayuntamientos de la provincia en manos del PSOE, con un procurador autonómico menos que en la anterior legislatura y con tan sólo un diputado y un senador; su peor balance histórico. La radiografía le sirve a la dirección nacional, que estará representada esta mañana por el número dos estatal, Teodoro García Egea, para avalar la necesidad de un cambio. No llevará por el momento la sustitución del presidente, Juan Martínez Majo, pero sí la recomposición del organigrama para asentar un núcleo de poder, avalado por Génova y Valladolid, que tutele el funcionamiento de la formación en León.

 

El hombre escogido para ocuparse de esta labor de reconstrucción es José Miguel González. Amigo personal de García Egea, el hijo del histórico alcalde de Valdepiélago, Julio González, ocupará la secretaría general del partido en León. El cambio llega forzado desde Madrid y con la connivencia de Alfonso Fernández Mañueco, quien ve ahora al joven leonés como su persona de confianza en la provincia. El movimiento supone la caída de la mano derecha de Martínez Majo, Ángel Calvo, quien pasará a ocupar un cargo orgánico intermedio, en el limbo del organigrama, pero que de facto perderá su puesto como número dos de la formación.

 

La entrada de González, que tiene como ocupación profesional la representación de artistas y forma parte del grupo Mocedades, se apoyará además en Ester Muñoz. La exsenadora, que ya ocupaba la vicesecretaría de Estudios y Programas, pasará a asumir también Organización, lo que la convierte en la número tres del partido, y Comunicación.

 

Como consecuencia de la asunción de más poder por parte de Muñoz, que ejercerá como voz autorizada junto a González y Majo, se derivará una serie de daños colaterales. Fernando Salguero, que ocupaba Organización, tendrá las responsabilidades de Política Municipal, lo que a su vez desplazará a Ricardo Gavilanes a otro área que ayer a última hora seguía por definir, pero en la que tampoco conservará sus funciones como portavoz. Además, la entrada de la exsenadora en Comunicación moverá a Marta Mejías a Acción Social, donde estaba la diputada Carmen González Guinda, quien quedará sin mando en ninguna vicesecretaría. Aunque se quiere vestir como una modificación sin importancia para que se centre en su trabajo la Cámara Baja, de facto refleja la pérdida de peso orgánico de la parlamentaria, pese a haber sido la número uno de la lista al Congreso, donde José Miguel González iba de dos. La decisión la asume Génova, que también ha decidido que no gane presencia el otro representante en las Cortes generales, el senador Javier Santiago Vélez, con quien Muñoz pugnó para ser cabeza de cartel.

 

La línea de vicesecretarías apuntará otro más. El berciano Ricardo Miranda cesará en su cargo de responsable de Acción Electoral, cuyas funciones las asumirá el portavoz en el Ayuntamiento de Ponferrada, Marco Morala.

Génova coloca a González y Muñoz para tutelar la presidencia de Majo