jueves. 01.12.2022
Empresas

El Grupo Labiana supedita la compra de Ovejero al acuerdo con los acreedores

La operación se cerrará en el mes de abril si se aceptan las condiciones para reducir la deuda
Juan Pablo Ovejero y el representante de Labiana, Josep Sans, ayer, en Laboratorios Ovejero. FERNANDO OTERO

El Grupo Labiana ve «viable» la continuidad de Laboratorios Ovejero pero condiciona su compra al acuerdo con los acreedores para reducir la deuda de la compañía leonesa, que arrastra problemas de liquidez y debe diez nóminas a su plantilla. Las dos empresas están de acuerdo y la oferta cuenta también con el visto bueno de los empleados, que aceptaron el pasado martes el calendario de pagos propuesto por el comprador.

Solo falta que el resto de deudores «colaboren en la misma medida que lo han hecho los trabajadores» para que en el mes de abril pueda cerrarse la venta. Esa es la hoja de ruta que ayer detalló a Diario de León el director de Organización del Grupo Labiana, Josep Sans Pares, quien está estos días en la ciudad para seguir con las negociaciones que arrancaron el 8 de febrero y que, según confirman las partes, están bastante avanzadas.

De hecho, el grupo inversor ha firmado con la compañía leonesa una «declaración de intenciones» que le obliga a mantener los 76 puestos de trabajo si se hace con el control de Laboratorios Ovejero. «Esa es nuestra prioridad pero el proyecto está supeditado a ese acuerdo con los acreedores», insistió Josep Sans Pares, quien reveló que iniciará «de forma inmediata» las conversaciones pertinentes para intentar reactivar cuanto antes la compañía leonesa, fundada en 1948 y dedicada desde hace más de 70 años a la fabricación de productos veterinarios. «Necesitamos que todos los acreedores estén a la altura para garantizar el empleo», subrayó el representante del Grupo Labiana, quien asume que con la deuda actual —no quiso dar cifras— es difícil reflotarla.

En este sentido, aseguró que cuentan con un plan estratégico para reactivar las instalaciones al «día siguiente» de firmar el traspaso. Harán una «inversión importante». El objetivo es convertir Laboratorios Ovejero en el «centro de producción inmunológico del Grupo Labiana», reveló Josep Sans Pares, convencido de que las dos compañías son perfectamente compatibles.

«Nosotros somos más fuertes en la parte farmacológica. De vacunas no tenemos nada en España. Es una oportunidad para crecer, expandirnos y aprovechar las sinergias. Todavía estamos en la fase de análisis pero creemos que Laboratorios Ovejero es perfectamente viable», concluyó el directivo de Labiana.

El Grupo Labiana supedita la compra de Ovejero al acuerdo con los acreedores