martes 10.12.2019
POLÉMICA

La Junta corta la ayuda a la Casa de León en Madrid porque se niega a poner el término 'Castilla'

El popular centro de reunión de la calle del Pez renuncia a la subvención
La Junta corta la ayuda a la Casa de León en Madrid porque se niega a poner el término  'Castilla'

La Casa de León en Madrid ha perdido la subvención que la Junta de Castilla y León otorgaba a las instituciones de estas características por negarse a modificar su nombre y convertirse en «Casa de Castilla y León en Madrid», tal como exige la nueva normativa dictada desde la Consejería de Presidencia.

«Desde esta Junta Directiva de la Casa de León en Madrid agradecemos a la Junta de Castilla y León todas las ayudas que en años anteriores y durante mucho tiempo nos han brindado, pero el sacrificio que nos solicita, obligándonos a cambiar los Estatutos vigentes desde el año 1951 para incorporar la denominación de «Centro Castellano y Leonés», no entendemos que sea necesaria para que continúe el buen entendimiento entre ambas instituciones», explica la casa en una nota pública firmada por José Abraham de la Peña, secretario de la Casa.

«Independientemente de las desavenencias, León y Castilla, son dos regiones en la misma Comunidad, razón suficiente para que nadie tenga dudas de la realidad aceptada que vivimos».

La Casa de León en Madrid fue fundada en 1951 por un grupo de leoneses reunidos en el Teatro Albéniz, propiedad entonces de un empresario leonés llamado Maximino. Formaron parte de aquella comisión, Bernardo García (Presidente Honorario), General Benavides (Primer Presidente), Blanco Cela (Primer Secretario), Castañón, Alonso Luengo, Alonso Benito, López Laguna, Dalmiro de la Válgama, Fernández Matínez, Valentín Seco, etc…

La primera sede de 1951 estaba en la calle Cedaceros. En 1954 se trasladó al 5 del Paseo de Recoletos (entonces Avenida de Calvo Sotelo). Se integraron en la Casa por entonces, una peña de leoneses de la capital denominada “Los Bernesgos” en recuerdo de uno del río, bajo la presidencia de Pepe Argüello.

En 1956 se compró el edificio completo de la calle Pez a la familia García Rasilla Paxado, por dos millones de pesetas, desplazándose por este motivo a Madrid, Gerardo Suárez Uriarte, director de la Caja de León para formalizar un crédito de 2.500.000 pesetas con la que se paga también la habilitación proyectada por Ramón Cañas, arquitecto y Presidente de la Diputación de León.

Desde entonces el local social dispones de salón de actos multiusos, biblioteca, tres salones de tertulia, sala de directiva, oficina administrativa y capilla dónde está entronizada por todos los obispos leoneses.

La Junta corta la ayuda a la Casa de León en Madrid porque se niega a poner el término...