miércoles. 08.02.2023
                      El proyecto implicará la remodelación de espacios dentro del complejo hospitalario. MARCIANO PÉREZ
El proyecto implicará la remodelación de espacios dentro del complejo hospitalario. MARCIANO PÉREZ

Más de dos años después, la promesa de la ampliación de camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital de León ya cuenta con un «plan funcional». No hay proyecto, pero sí el boceto «elaborado por la Gerencia del Complejo Asistencial Universitario de León para la ampliación de espacios con el objetivo de mejorar la atención a pacientes críticos en dicho centro», como publicitaron ayer desde la Junta, sin dar plazos sobre el comienzo de las obras, ni su finalización de los trabajos que permitirán pasar de 16 a 28 plazas, a mayores de las cuales se habilitarán otras 4 adicionales para la unidad de Reanimación (REA).

El plan funcional dibuja la creación de «una infraestructura que permita pasar de las 28 camas actuales destinadas a la atención a pacientes críticos, entre REA y UCI, a un total de 44», como detallaron desde la Junta. El cambio se logrará con el traslado de la zona de reanimación para destinar ese espacio a los cuidados intensivos, «todo con las dimensiones y condiciones adecuadas para cumplir con la consideración de referente autonómico», según detallaron.

Estas guías se apuntan en el «plan funcional inicial que habrá que concretar más adelante con la redacción de un proyecto arquitectónico más detallado», como admitieron desde la Junta, cuyo consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, ya había adelantado a mediados de octubre que contaban con este primer documento y que esperaban sacar a licitación el contrato antes de final de año. Con menos de un mes por delante, el calendario se aprieta para cumplir con el compromiso que permitirá avanzar, aunque tan sólo sea en la definición de los planos, en la «idea planteada por la Gerencia del Complejo Asistencial Universitario de León de extender el área de la UCI actual, con una dotación de 16 camas, al área de reanimación con 12 camas más, para alcanzar un total de 28 camas para UCI», como reseñaron.

Estas 28 camas se quedan por debajo de las 32 que se habían anunciado. Pero las cuatro de diferencia se apuntan ahora dentro de REA. El cambio se hace gracias a que «la proximidad de la ubicación de las dos unidades permitirá la integración de ambos espacios en un área homogénea de mayor capacidad, que sumará 1.863 metros cuadrados». Dentro de este área se mantendrán «las condiciones adecuadas de aislamiento» y se facilitará «la gestión de la ocupación y de los recursos», como argumentaron desde la Junta.

La propuesta aprobada por la Consejería de Sanidad, después de semanas de valoración, «prevé además acondicionar una nueva Unidad de Reanimación para 16 camas en el edificio sur-2 al mismo nivel, lo que supondría un aumento de 4 camas respecto a las 12 actuales», especificaron. Como consecuencia, «el plan recoge también la obligada reubicación de una serie de unidades y servicios que se encuentran en la zona» en la que irá REA. Entre ellas se cuenta «la Unidad de Contratación Administrativa, el Servicio de Endocrinología y Nutrición, la secretaría de Dermatología, el Servicio de Alergología o una Subdirección de Gestión», enumeraron loos responsables de la Junta.

Con todos estos condicionantes, «la Gerencia Regional de Salud considera que el plan presentado es adecuado para aumentar la disponibilidad de camas en las unidades de atención a pacientes críticos» del complejo hospitalario de León. La actuación, abundaron desde la Junta, se mejorará «la organización funcional del centro y la eficacia en respuesta a las necesidades asistenciales de la población del área de León», en la que se atiende a más de 340.000 personas. Con una población asistida similar, Valladolid cuenta ya con 12 camas UCI más.

La Junta esboza el plan para ampliar la UCI después de más de dos años