lunes. 05.12.2022
ZONA DE BAJAS EMISIONES

León adjudica las más de 100 cámaras que multan a la empresa del fotorrojo y el radar

Los dispositivos empezarán a instalarse este año en la zona de bajas emisiones
Las cámaras de lectura de matrículas de vehículos controlarán las entradas y salidas de la zona de bajas emisiones. RAMIRO
Las cámaras de lectura de matrículas de vehículos controlarán las entradas y salidas de la zona de bajas emisiones. RAMIRO

El plató en el que se convertirá la ciudad a partir de los próximos meses tiene ya adjudicada la empresa que suministrará, colocará y mantendrá las más de un centenar de cámaras de vigilancia en las fronteras de la denominada zona de bajas emisiones. El encargo de los equipos recae en Kapsch Trafficom Transportatio, S.A.U, antigua Telvent, adjudicataria ya de los contratos de control del tráfico, gestión semafórica, el radar fijo y los semáforos de foto rojo. A esos 67 dispositivos repartidos por el callejero se sumarán ahora los encargados con «el objetivo principal» de la «captación de matrículas, de forma que sea posible identificar y sancionar a aquellos vehículos que no cumplen con los requisitos de acceso», como se reseña en el contrato encargado.

Pese a que el alcalde de León, José Antonio Diez, comprometió que «en principio» no habría restricción de entrada a este entorno en función de las características contaminantes de los vehículos, como sucede en otras zonas de bajas emisiones de otras ciudades como Madrid, la adquisición de las cámaras con este sistema de sanción ya cuenta con el visto bueno de la junta de gobierno. El órgano de gestión ratificó en su última cita la adjudicación del contrato a la compañía, que comenzará la instalación antes de final de año, con 12 meses para su ejecución total. La empresa resultó ganadora después de que su oferta quedara con mejor puntuación gracias a la baja propuesta sobre los precios unitarios: un 35% menos que, debido a las especificaciones de los pliegos, se aplicará no en una rebaja de la factura, sino en el incremento de los equipos hasta completar los 1.919.089,80 euros fijados. Como consecuencia, al final serán más de un centenar los dispositivos preparados para sancionar que se ubiquen en la ciudad.

Gran Hermano
León superará las 200 cámaras de vigilancia repartidas por la ciudad con este nuevo contrato

El presupuesto se nutre con una aportación de 1.427.422,17 euros, provenientes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. La aportación, financiada con cargo al plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la UE, se complementará con otros 591.667,63 euros correspondientes al Ayuntamiento de León. Dentro de esta factura, a las cámaras de control y sanción les corresponde una partida de 383.288 euros, de acuerdo a lo registrado en los pliegos de condiciones del contrato.

Su colocación se ajustará al diseño previsto de la zona de bajas emisiones, obligatoria por la Ley de Cambio Climático a partir de 2023. Sobre estas guías, habrá un primer anillo definido por las calles Padre Isla Julio del Campo, plaza de La Inmaculada, Roma, avenida de la Facultad, Lancia, Independencia y Santo Domingo. Pero a mayores se marcará un segundo área de control «de gran escala que se apoya en viales de alta capacidad», en referencia a las rondas y grandes avenidas periféricas, y que abarca «el 25% de la superficie del término municipal y el 79% de su población», como se recoge en el documento.

Unificado
El centro de control de todos los equipamientos se ubicará en el cuartel del CHF de la Policía Local

Los objetivos, como se recoge en el documento elaborado por los técnicos del Ayuntamiento de León, pasan por «reducir la contaminación por óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas mediante la limitación del acceso de vehículos; aplicar restricciones según las nuevas normativas de regulación de zonas de bajas emisiones y poder detectar las infracciones de forma automática; y explotar la información obtenida, para facilitar, entre otros, la planificación de medidas para reducir la contaminación, evaluar el impacto y comprobar su eficacia». Para lograrlo, «se hace necesario disponer de elementos de control tanto en las entradas como en las salidas de dichas zonas», como se cita en el informe.

Presupuesto
El encargo suma una factura de 1,9 M€, de los que 1,4 M¤ se asumen con financiación de la UE

El centro de control que gestionará la información de los distintos sistemas «estará ubicado en el edificio de instalaciones deportivas municipales del Colegio de Huérfanos Ferroviarios (C.H.F.)», donde ya está el cuartel de la Policía Local en el que se invertirán otros 250.000 euros adicionales para mejorar la sala de transmisiones y gestionar el Gran Hermano de vigilancia. En este punto radicará el cerebro tecnológico de gestión. No se quedará tan sólo en las cámaras con capacidad para sancionar. La empresa adjudicataria del contrato adquiere la responsabilidad de suministrar la red de sensores de calidad del aire, con 52 en puntos fijos y 10 en móviles para «poder así tomar decisiones objetivas», además de que posibilitarán la medición del «ruido ambiente, temperatura, humedad relativa y presión atmosférica».

Pero no se queda aquí el equipamiento encargado. El Ayuntamiento de León contará con un «sistema de detección de peatones y bicicletas» mediante «elementos de conteo»; con 30 cámaras que «sean capaces de contabilizar el número de vehículos que entran y salen»; y otros 8 dispositivos móviles «con el objetivo de poder analizar el tráfico en distintos puntos». Para rematar se instalarán 10 pantallas de información variable.

León adjudica las más de 100 cámaras que multan a la empresa del fotorrojo y el radar
Comentarios