martes 18/5/21
La huella contaminante de las obras

León desperdicia el 70% de sus residuos de construcción y pierde al año cerca de 6 M€

Demoliciones y obras reciclan sólo el 30% de las 150.00 toneladas generadas; aún 30.000 acaban en escombreras ilegales
El molino muele escombros para conseguir material reciclado que vuelve al mercado de la construcción, en la imagen la planta de Reutiliza en Valdearcos. DL
El molino muele escombros para conseguir material reciclado que vuelve al mercado de la construcción, en la imagen la planta de Reutiliza en Valdearcos. DL

El camino de los residuos de construcción y demolición en el ciclo de la economía circular todavía tiene un largo trecho que recorrer en la provincia. El objetivo de la Unión Europea fijaba el año 2020 para que el 70% de estos desechos fueran reciclables, aunque la realidad es que en León únicamente el sector consigue devolver al mercado para su reutilización el 30% de las 150.000 toneladas que genera de media al año. La valorización de esta gran masa de restos supondría en su regreso a las obras u otros destinos, como materiales recuperados, alrededor de ocho millones de euros, según estimaciones del sector de las empresas gestoras de este tipo de residuos. Sin embargo, las cifras reales se quedan sólo en algo más de 2,5 millones ante el porcentaje actual de recuperación.

El precio por tonelada reciclada alcanza los seis euros en el mercado, aunque los llamados materiales nobles, que representan cerca del 15% de los desechos totales generados al año en la provincia, suman cantidades mucho más elevadas a la hora de su venta. Maderas, plásticos, hierro, metal, vidrio, zinc, estaño, cobre, bronce, acero, aluminio y latón elevan la factura en la valorización.

A pesar de la estrecha vigilancia y las multas a las que se enfrentan por incumplir la legislación medioambiental, aún se contabilizan al año al menos 30.000 toneladas de residuos de construcción y demolición que terminan arrojadas en escombreras ilegales. Se trata normalmente de desechos de obras de reformas pequeñas, también realizadas sin licencia alguna y ejecutadas por trabajadores que operan en la economía sumergida. Acuden en sus propias furgonetas, normalmente de noche, a orillas de ríos y campos cercanos a los núcleos urbanos para arrojar esta basura.

Del hierro al cobre
Los materiales nobles que llegan entre el hormigón suben la factura a la hora de valorizar los residuos

El gerente de Reutiliza, la primera empresa gestora de estos residuos en León (consiguió el permiso de la Junta en 2012), señala que los ayuntamientos, especialmente el de la capital, deberían «atajar el problema de raíz y la Policía Local abrir más expedientes sancionadores». Santiago Sánchez recuerda que los vehículos que transportan los restos deben contar con una autorización expresa de la Junta y que los agentes tendrían que hacer más controles.

Reutiliza forma parte de la nómina de empresas gestoras de residuos de construcción y demolición que operan en la provincia. Suman un total de nueve: cuatro en León, dos en Ponferrada, otras dos en La Bañeza y una más en Astorga. Ubicada en Valdearcos (municipio de Santas Martas), esta planta recibe alrededor de 36.000 toneladas de residuos anuales, su capacidad total alcanza las 40.000. Ha logrado ya alcanzar el 70% de recuperación de los desechos para su reutilización. El 30% restante acaban, como en el caso de las constructoras de la provincia que no acuden aún a este tipo de gestoras para sus residuos, en el llamado vertedero de cola de Castilla y León, situado en Toro (Zamora).

Alternativa con futuro
«Trabajamos en hormigón no procedente del árido natural para que no se desangre el planeta»

«Creemos en el futuro de estas empresas por la calidad del producto y por su valorización adecuada que permite que vuelva al mercado», recalca Sánchez. Reutiliza está integrada en un grupo empresarial que cuenta también con una constructora y una planta de áridos y hormigones, en un círculo que abarca todo el proceso. Entre sus proyectos, planean contar también con una planta asfáltica para el fresado de los materiales procedentes de trabajos de remodelación de asfalto.

Mantienen un convenio con el Grupo de Ingeniería de Materiales y Ecoeficiencia de la ULE para investigar productos reciclados de la construcción y estudiar su viabilidad y calidad, con el fin de ser reutilizados.

León desperdicia el 70% de sus residuos de construcción y pierde al año cerca de 6 M€