viernes 27/11/20

León la cerveza y tú la espuma

La provincia cuenta hasta con seis marcas de cerveza diferentes. Cazurra, Aora, Kadabra, Celada, Zerep y Ribada. En pleno auge de la fabricación casera del zumo de cebada, León comienza a abrirse un hueco en el mercado

«Rubias, morenas, castañas, ¿qué más da? Todas están divinas», cantaba Asignatura Pendiente en su versión de la famosa canción sobre las mujeres. Hoy, unos cuantos años después, León tararea esa melodía para referirse a otro tipo de féminas. Éstas también son de diferentes tonalidades y pueden llegar a ser aún más guerreras. Cuanto más frías, más llamativas se convierten y su espuma podría recrear el bigote del mismísimo Einstein. Poseen un amargor característico y harán que te enamores locamente de ellas, o que las odies sin remordimientos. Son capaces de conseguir que cada uno saque lo mejor, o peor, de sí mismo. Se trata de la protagonista del verano, de aquella que reinventa al trabajador tras una dura jornada.

Hablamos de la cerveza. El magistral néctar creado bajo un capricho de la diosa Osiris que ha logrado convertirse en la bebida más antigua del mundo. Su fabricación estaba únicamente reservada al género femenino. Podría ser incluso, por qué no, que el hombre en su día decidiera hacerse sedentario para cultivar cereales y así garantizarse el suministro de cerveza. Quién sabe. Lo que es seguro es que su producción es el fin último de todo buen catador de cerveza y la provincia leonesa no iba a ser menos.

Está de moda. Ser homewrever es el nuevo hito de los paladares refinados. Para ello tan solo se requiere la óptima materia prima. Un agua de gran calidad, de esas que brotan en varios manantiales de la provincia de León. Un buen tipo de lúpulo, como el cultivado en la ribera del Órbigo. Por último, cebada malteada y la levadura correspondiente al tipo de cerveza que se vaya a realizar. Y un inteligente y soñador maestro cervecero, cosa que parece abundar también en tierras de reyes y dentados leones.

Erich Vilda es el responsable de la tienda de cerveza 1420 y se rodea diariamente de un bello mundo espumoso. Es consciente del boom que tiene la cerveza artesana en la comunidad en general pero admite que «respecto al resto de provincias León avanza muy lento». Pese a ello, la capital leonesa posee seis fábricas diferentes de cerveza artesanal.

Aora cerveza es la primera de las nacidas en la provincia de León. Con sede en El Bierzo, los socios creadores de la bebida plantean «situar la provincia de León en el mapa nacional de productores de cerveza artesana». La emblemática Aora mil cien, la aromática Aora tostada, la pilsner en barril Aora caña y Aora furia, la más fresca de todas, son las cuatro vertientes en las que se divide la producción berciana.

Bajo el logo del bello rosetón catedralicio aparece la más leona de todas, cerveza Cazurra. Un viaje a la península desde Chile dio lugar a la creación de un proyecto entre cuatro amigos, Julio Macías, José Manuel Cruz, Jesús Martínez y David Gil, que se convertirían en socios. Su pequeña fábrica artesanal está situada en Santa Olaja de la Rivera y desde allí, aunque sea difícil debido a la falta de apoyos económicos, tratan de contagiar su rubia pasión a todos los habitantes de León. Gil sabe que existe un boom artesanal pero baticina que «al final habrá una filtración tras la que, por calidad, su cerveza debería sobrevivir». Es esta aptitud precisamente la que consigue diferenciarla de su competencia. «Yo no tengo un negocio, tengo una pasión y pretendo vender cerveza que puedan beber mis hijos», cuenta David.

Dentro de la familia Cazurra se pueden encontrar diferentes tipos de cerveza. Una Meris Joper veraniega y fresca de fermentación alta con la que pretenden cambiar la mentalidad de los consumidores y conseguir «que lo se entiende por caña sepa a malta y no a lúpulo». Una Burton Ale tradicional, una Ipa - Indian Pale Ale - de tipo inglés muy amarga debido a su gran carga de lúpulo y una Ipa especial más suave.

Zerep tiene un ciclo de vida diferente, ya que ha nacido después de varios años de existencia de la homónima fábrica de carbónicas y aguas ubicada en San Andrés del Rabanedo. Con una única variedad comercializada, presenta una cerveza rubia, refrescante y de gran cuerpo que ha tenido buena acogida en el público leonés.

Al otro lado de la comarca, en la localidad de La Robla, se encuentra situada la fábrica de La Celada. Con unas cañas de por medio y en la barra de un bar, Marcos Yañez, Tamara Viñuela y Gonzalo Pérez – los tres socios de esta empresa –, pensaron que sería bonito poder hacer la suya propia. El primer lote lo lanzaron de prueba en 2013 y desde entonces solamente han recibido buenas críticas, quizás porque como el propio Yañez declara «en toda la provincia de León no hay una buena artesanal tostada con aroma y sabor».

Hace unas semanas los dos jóvenes fundadores de la Compañía Cervecera del Norte, con sede en Villadangos del Páramo, comenzaban a contar la historia de un hombre armadillo que evolucionaba paulatinamente. Esta simpática alimaña resultó ser el emblema de la nueva cerveza creada por los dos muchachos: Kadabra. Con una mezcla entre tradición en la receta y modernidad en las tecnologías de fabricación, la marca consta de cuatro tipos diferentes. Una Belgian White ligera y refrescante, una tradicional Golden Ale, una IPA sabrosa y aromática y la acaramelada Red Ale. «Abstenerse conformistas y animales de costumbre» es su lema y lograr internacionalizarse de cara a 2015 su mayor proyecto de futuro.

Más allá de la típica elaboración de elixir, la empresa Ribada-La Oricera, situada en el pueblo de Balboa (El Bierzo) ofrece un producto nuevo. Se trata de una cerveza creada a partir utilización de castañas secas de la variedad «Parede». «Las castañas aportan a la bebida un color tostado y un sabor algo dulce característico, diferente y rico», comenta Enrique Fernández, el propietario de la empresa. El producto se presentará la tarde del próximo sábado día 12 en el mismo pueblo de fabricación.

Cervezas Mayos es el último proyecto puesto en marcha en León, tan novedoso que aún no está puesto en marcha. Nacerá de la mano de Eduardo Díaz, que lleva más de diez años produciendo cerveza casera, y los hermanos Carlos y Alonso Álvarez Toledo, tres madrileños con raíces en Villafranca del Bierzo. Alonso confiesa no conocer el auge artesano de hace un año, cuando «comenzó a picarle el gusanillo de la cerveza», pero cree que Toreno, la localidad donde se está construyendo la fábrica, «tiene un agua de gran calidad para el tipo de cerveza que están creando». Con la idea de ligar la tradición familiar a la gastronomía, los tres madrileños aspiran a hacer del zumo de cebada «un complemento del vino».

Mayos se lanzará al mercado en el mes de enero de 2015 y constará de cuatro variedades diferentes: una Pale Ale roja, una Golden Ale, una IPA y una última cerveza negra.

Una cosa está muy clara. Si no te gusta la cerveza es porque aún no has encontrado la tuya. Así que adelante, prueba, adéntrate en el nuevo mundo de la cerveza leonesa y disfruta de su dulce amargor.

León la cerveza y tú la espuma