jueves. 01.12.2022
camarero
El sector hostelero ha sido de los más afectados por la crisis sanitaria, DL

La provincia de León ha perdido en el último año 7.900 activos y 4.500 ocupados. Desde el inicio del confinamiento, hace poco más de un año, el mercado laboral leonés ha seguido perdiendo tasa de actividad y de empleo, según los datos que hace públicos hoy sobre el primer trimestre de 2021 el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) dejan en este primer trimestre el número de ocupados en la provincia en 166.300, y la cifra de parados en 27.300.

El número de personas paradas ha crecido con fuerza en el primer trimestre del año, con 4.100 parados, más, aunque son 3.500 personas menos que hace un año. 

La segunda tasa de actividad más baja del país

Con estos datos la tasa de actividad en la provincia baja un 1,7% en el último año, hasta el 49.,04%, Se sitúa así de la mitad de la población, que mantenía hace doce meses. Desde hace años León tiene una de las tasas de actividad más bajas del país. De hecho, según esta última EPA, solo Orense tiene una tasa de actividad más baja que León en todo el país, del 47,86%

De hecho León tiene la tasa de actividad más baja de la Comunidad, seguida de Zamora, con un 49,64%.

La tasa de paro, a pesar del descenso de ocupados, baja también en esta circunstancia económica del último año, en la que la provincia pierde sobre todo personas en edad y disposición de trabajar. Se reduce del 15,27% de hace un año al 14.12% actual, un 1,15% menos. Aunque ha crecido un 2% sólo en este primer trimestre del año.

La tasa de empleo baja también ligeramente, hasta el 42.12%. 

Entre enero y marzo de este año León ha ganado 1.800 activos, a pesar de la fuerte pérdida interanual; y la cifra de personas en disposición de trabajar es de 193.700. En cambio, ha seguido perdiendo ocupados, 2.400 sólo en la primera parte del actual ejercicio, hasta los 160.300. 

En la Comunidad

Castilla y León perdió 21.500 ocupados en el primer trimestre de 2021, que suponen el 2,20% menos que a final del 2020, hasta los 955.100, y en medio de la tercera ola de la covid sumó 9.900 parados, que dejan en 138.200 los desempleados, con una tasa de paro del 12,64%, 3,14 puntos menos que la media nacional, y un punto más que el dato con el que la Comunidad cerró el pasado año.

Según la Encuesta de Población Activa (EPA), publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el conjunto nacional el número de ocupados disminuyó en 137.500 personas (-0,71), hasta los 19.206.800 trabajadores, durante el primer trimestre del año, marcado por el impacto de la tercera ola de la pandemia y la nevada Filomena, según Efe.

Castilla y León anotó en el primer trimestre del año el quinto mayor incremento relativo en el paro del conjunto autonómico, sólo superada por el 13,36 de La Rioja, 11 por ciento de Galicia, 9,29 del País vasco y 7,77 de Murcia; y la quinta mayor caída en la ocupación.

Respeto al mismo trimestre del 2020, Castilla y León tiene 29.200 ocupados menos, el -2,96 por ciento de descenso, por encima del -2,41 nacional, y 6.300 parados más que en el primer trimestre del 2020, el 4,8 de incremento, en este caso por debajo del 10,29 por ciento de repunte nacional.

Por autonomías, Castilla y León fue la quinta comunidad en la que más cayó la ocupación en ese primer trimestre en dato relativo, con incrementos en tres autonomías, de hasta el 1,32 por ciento en Madrid; con el -4,16 de Baleares en el otro extremo.

Por provincias, todas perdieron ocupados salvo Burgos, con 100 más que el trimestre anterior, el 0,06 por ciento de incremento, con 3.500 menos en Ávila (-5,56), -2.400 en León (-1,42%), -3.200 en Palencia (-4,85), -800 en Salamanca (-0,64), -4.300 en Segovia (-6,01), -1.800 en Soria (-4,52), -2.500 en Valladolid (-1,13) y -3.100 en Zamora (-4,63).

Y en cuanto al paro, aumentó en todas las provincias salvo en la abulense, con 900 desempleados menos que en el trimestre anterior (-7,5).

Burgos sumó 900 parados, un 5,63%, con 4.100 en León, el 17,67 por ciento de incremento; 800 en Palencia, el 11,43 por ciento de subida; 700 en Salamanca, el 2,99 por ciento más; 800 en Segovia, el 12,5 de repunte; 800 en Soria, el 24,24 por ciento de subida; con 1.700 parados más en Valladolid, el 6 por ciento más, y mil en Zamora, el 11,49 por ciento de subida.

Por autonomías, las mayores bajadas trimestrales del paro se registraron en Madrid (–50.300), Cataluña(–38.200) y Andalucía(–19.300).

Y los mayores incrementos se produjeron en Galicia (15.700 parados más), Castilla y León (9.900) y País Vasco (9.500).

En dato relativo, el paro aumentó el 13,36 por ciento en La Rioja, con un 11 por ciento en Galicia, frente a la caída del 10,47 por ciento en Madrid o el 7,10 por ciento de Cataluña, respecto al último trimestre del año.

En cuanto al número de activos, Castilla y León perdió 11.600 entre enero y marzo, un 1,05 por ciento, frente al 0,88 por ciento nacional, que deja en 1.093.300 la población activa en la Comunidad.

Los mayores incrementos de la actividad ese trimestre los anotaron Murcia (7.500 activos más), Asturias (2.600) y Cantabria (1.600), con los 50.100 menos de Andalucía en el otro extremo.

En dato anual, Castilla y León tiene 22.800 activos menos que en el primer trimestre del 2020, la tercera mayor caída en dato absoluto después de Canarias y Valencia.

La Encuesta de Población Activa del primer trimestre deja una tasa de paro del 12,64 en Castilla y León (15,98 nacional), y del 53,68 de actividad (57,69), que en el caso de los hombres es del 10,82 en paro (14,07 nacional) y 59,21 de actividad (62,74), y en las mujeres del 14,8 de paro (18,13) y del 48,33 de actividad (52,91).

La ocupación masculina es de 529.100 hombres en la Comunidad, con 426.000 mujeres, y 64.200 parados y 74.000 paradas.

A nivel nacional

A  nivel nacional el paro bajó en 65.800 personas entre enero y marzo, lo que supone un 1,7% menos que en el trimestre anterior, registrando así su primer descenso en un primer trimestre desde el año 2015, cuando el desempleo disminuyó en 13.100 personas. Se trata además del mejor dato en un primer trimestre en 20 años, en concreto desde 2001, cuando se modificó la definición de paro.

Por su parte, la ocupación se redujo en 137.500 puestos de trabajo en los tres primeros meses del año (-0,7%), la mitad de lo que cayó en el mismo periodo de 2020 (-285.600), cuando la pandemia hizo aparición en el mundo. Este descenso de la ocupación es el menos acusado desde el primer trimestre de 2019, periodo en el que se destruyeron 93.400 empleos.

Al finalizar marzo, el número total de parados se situó en 3.653.900 personas y el de ocupados, en 19.206.800 personas, ha informado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE), que explica que la EPA del primer trimestre se ha visto afectada por el nuevo reglamento europeo sobre encuestas de hogares.

En el primer trimestre la tasa de paro disminuyó algo más de una décima, hasta el 15,98%, mientras que la tasa de actividad bajó medio punto, hasta el 57,69%, tras reducirse el número de activos en 203.400 personas entre enero y marzo (-0,9%).

En el último año el paro ha aumentado en 341.000 personas (+10,3%) y se han destruido 474.500 empleos (-2,4%), mientras que el volumen de activos se ha reducido en 133.500 personas.

El ajuste de empleo se concentra en los temporales

Según el INE, algo más de un millón de personas no pudieron buscar empleo en el primer trimestre pese a estar disponibles para trabajar debido a la evolución de la pandemia, de forma que no cumplieron con las condiciones que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) exige para ser considerados como parados.

El número de asalariados se redujo en el primer trimestre en 137.300 personas (-0,8%), concentrándose todo el ajuste en el empleo temporal (-168.600), ya que los asalariados con contrato indefinido aumentaron entre enero y marzo en 31.300 (+0,2%).

La destrucción de empleo registrada en los tres primeros meses del año se concentró en el sector privado, que perdió 155.800 empleos (-1%), en tanto que el sector público elevó sus puestos de trabajo en 18.300, un 0,5% más respecto al trimestre anterior.

El número de ocupados a tiempo completo se redujo en 34.500 personas hasta marzo (-0,2%), mientras que los asalariados a tiempo parcial bajaron en 103.000 (-3,7%).

El 11,2% de los ocupados (2.146.100) trabajaron desde su propio domicilio más de la mitad de los días, frente al 9,9% observado en el cuarto trimestre de 2020.

 

León pierde 7.900 activos y 4.500 ocupados desde el inicio del confinamiento