martes 26/10/21

Un manto púrpura que revela toda la verdad de las mujeres contemporáneas

Estatuas cubiertas de violeta. GONZÁLEZ

Otra forma de dar visibilidad a la mujer en el día mundial de la mujer (que liquida la redundancia del epígrafe anterior de esta jornada, el de la mujer trabajadora) fueron los mantos de color morado con los que amanecieron decenas de estatuas y esculturas en diferentes lugares de la ciudad de León. También de la provincia leonesa, donde se acentuó el mensaje sobre el olvido que aprisiona a la mujer rural lejos de la igualdad de oportunidades, de las opciones de desarrollo y acceso a algunas de las cuestiones que se dan por supuestas en zonas urbanas. Bajo el paño morado que distingue al feminismo entre la amalgama de colores de los movimientos de progreso e igualdad, León fue ayer escenario de una iniciativa novedosa con la que se trató de paliar en cierto modo el corsé de movilidad y concentración al que arrastran las medidas de contención de la pandemia. Allí donde está el morado, el violeta, el malva; ese púrpura que clama por la igualdad.

Un manto púrpura que revela toda la verdad de las mujeres contemporáneas
Comentarios