viernes. 02.12.2022

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, destacó ayer el «compromiso» de su Gobierno por el empleo y la reactivación que se refleja en los 2.000 millones que se reservan en el proyecto presupuestario de 2022 para promover la actividad económica, con una subida del 26%.

«En una clara voluntad política de este Gobierno por las políticas que crean empleo y apuestan por el crecimiento», remarcó Mañueco durante la intervención con la que se clausuró el acto de entrega de los premios de la Confederación de Organizaciones Empresariales (Ceoe) de Castilla y León. Puntualizó que esos recursos incluyen 483 millones de ayudas directas a las empresas que se instalen y crezcan en Castilla y León. También defendió una fiscalidad moderada y recordó que las cuentas de su Ejecutivo contemplan 509 millones de beneficios fiscales.

Además, aseguró que la situación económica se encuentra en un «momento crucial» tanto para la «recuperación de las familias como de las empresas» pero que «nubarrones como una reforma laboral, la subida de las cotizaciones y el incremento desbocado del precio de la luz» podrían poner freno. En este sentido, señaló que el cierre de las minas y las térmicas «ha sido precipitado» y que ha provocado un triple error: «Más paro y menos población; cerrar la puerta a los fondos europeos que sí siguen recibiendo países como Alemania o Polonia que aún tienen minas y térmicas abiertas y favorecer la subida de productos energéticos y del IPC. Todo ello golpea en los bolsillos de las familias y en la competitividad de las empresas y el Gobierno debe adaptar las circunstancias y reaccionar», precisó.

Mañueco avisa de «nubarrones» que vienen desde el Gobierno