sábado 14.12.2019
Tráfico

Más de dos mil leoneses siguen sin carné de conducir por falta de examinadores

La merma de profesionales para examinar que no desbloquea Madrid y las jubilaciones dejan una situación "insostenible"
A pesar de la pérdida de examinadores, se siguen realizando doce pruebas diarias de carné B en cada jornada laboral. RAMIRO
A pesar de la pérdida de examinadores, se siguen realizando doce pruebas diarias de carné B en cada jornada laboral. RAMIRO

La pérdida de funcionarios no es un problema de la Jefatura de Tráfico de León, sino que viene de arriba, de la Administración General. En los últimos cinco años se ha perdido más de la mitad de los empleados que formaban parte de la plantilla de la Dirección General de Tráfico provincial, y en los próximos diez meses están pendientes de jubilarse hasta seis personas.

 

Este déficit de capital humano está afectando a 2.000 alumnos, aproximadamente, que siguen en lista de espera para examinarse del carné B de conducir. «Hay una bolsa de alumnos que han aprobado la parte teórica y se encuentran esperando para poder hacer el práctico. El problema es que, una vez que se examinan, otros ocupan su plaza en la lista, por lo que es la pescadilla que se muerde la cola», asegura Vicente González Gómez, presidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas.

 

La tendencia que ha seguido la Administración hasta la fecha, desde que comenzaron los recortes en 2017, ha sido no reponer las plazas que desaparecen, con lo que la plantilla de la DGT en León se ha reducido de casi 70 empleados a 32 en la actualidad. Los examinadores han pasado de ser ocho más un coordinador, a cinco más un coordinador en 2019. Si a esto se suman las seis jubilaciones que tienen previstas hasta septiembre de 2020, la situación se vuelve «insostenible». «En 2021, además, se jubilan otros tres examinadores, así que no es el complicado contexto de ahora sino lo que se nos viene encima», denuncia Vicente González, quién subraya que «menos mal que son funcionarios muy profesionales que tratan de sacar adelante su carga de trabajo, que es enorme. La Jefatura de León se esfuerza muchísimo», agrega.

 

A mayores, el presidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas critica que si se pierden servicios «se pierde población». «Vamos a quedar una provincia de viejos», lamenta, alegando que en 2018 más de 27.500 jóvenes de entre 19 y 25 años abandonaron León. «Estas personas son nuestros alumnos y se están yendo al extranjero», explica. La única solución posible que contempla es que «se sustituyan urgentemente los funcionarios y examinadores en las oficinas; y después valorar qué modelo se puede emplear para que en los meses de más demanda podamos tener un servicio», temporada que suele ajustarse al segundo semestre del año, mientras que el primero suele ser más tranquilo. En la actualidad vienen realizando doce exámenes prácticos diarios de lunes a viernes. «Con el teórico no hay problemas porque el sistema telemático de martes a viernes funciona muy bien, ajustándose a las necesidades», confirma. En Ponferrada se presentan a la prueba teórica los miércoles cada quince días.

 

UNA VACANTE EN TRES AÑOS

 

El panorama, a falta de un cambio de criterio desde Madrid que promueva la contratación de nuevo personal, impide reducir el tiempo de espera para los aspirantes al carné de coche. Algunos representantes políticos de León han reivindicado la necesidad de nuevas vacantes, como es el caso del socialista Javier Alfonso Cendón, quien defendió el pasado mes de septiembre en una reunión con la Asociación Provincial de Autoescuelas «trabajar para conseguir más examinadores».

 

Y es que en los últimos tres años tan sólo se ha incorporado una examinadora, mientras que han dejado el puesto tres personas. Fue en la convocatoria presentada por la DGT el 19 de marzo de 2018. Ésta establecía cursos de formación de examinadores para la posterior provisión de puestos de trabajo de examinador para nueve personas. Una de las plazas tenía como destino León; mientras que el resto fueron adjudicadas a Murcia, Madrid, Valencia, La Palma, Granada, Alicante, y dos a Zaragoza.

 

Desde entonces la Jefatura Provincial de Tráfico espera una nueva convocatoria con la que poder hacer frente al desafío, aumentar la cifra de exámenes prácticos y comenzar a reducir la lista de espera.

Atascos que se acumulan desde 2017, cuando los examinadores protagonizaron la huelga

Los atascos a la hora de examinarse vienen acumulándose desde el año 2017, cuando los examinadores de tráfico protagonizaron una huelga que afectó a más de 200 leoneses cada semana. Esto influyó en un descenso del porcentaje de aprobados, que se ha mantenido en 2017 y 2018. La cifra de los que superaban las pruebas de tipo teórico, específico, destreza y el de circulación era de un total de 57,8% de aptos en 2017 y de un 56,9% en el primer semestre del año siguiente, lo que suponía un descenso del 0,9. 
Por otro lado, la cantidad de exámenes presentados a mediados de 2018 fue de un 63,6% de los que se hicieron en los doce meses de 2017. A falta de datos que establezcan la evolución en 2019, parece que la tendencia se ha mantenido, atendiendo a los más de 2.000 alumnos que siguen sin poder examinarse.
Según analiza Vicente González, el descenso del número de aprobados puede verse influenciado, además, por la desesperación del alumnado, ya que muchos «al ver que no acaban de examinarse, o que pierden dinero», y con la imposibilidad de seguir conciliando su formación con la vida laboral, «abandonan las autoescuelas». Otra de las causas es la «falta de organización en la programación».
 

Más de dos mil leoneses siguen sin carné de conducir por falta de examinadores