jueves. 30.06.2022
Infraestructuras

El Mitma viaja a inspeccionar el puente de San Juan de Dios y cedérselo a San Andrés

El cierre de los pasos a nivel de San Andrés levanta una polvareda vecinal y política por quedar incomunicadas ambas orillas
El puente de San Juan de Dios
Aún no se ha abierto, pero el puente de San Juan de Dios nace «cojo» con solo dos carriles a los que se sumarán otros dos para que no se produzcan atascos con los 16.000 vehículos diarios que se esperan.

En la película de suspense que protagonizan desde hace tres años el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) y el Ayuntamiento de San Andrés con el argumento de las obras de permeabilidad de 4,9 millones en el municipio, ya se vislumbra parte del desenlace. Los inspectores del Ministerio de Transportes y Movilidad (Mitma) tienen previsto viajar a León la próxima semana para revisar el puente de San Juan de Dios que se remató hace un año, pero que aún sigue cerrado y sin uso. Así lo confirma Adif, quien remarca que si los técnicos que se desplacen ven que todo está correcto, el ministerio cederá a San Andrés el demandado puente para que el Ayuntamiento lo pueda abrir a la circulación.

Quizás las expectativas de que los inspectores den el okey a la primera, dado el historial de fallos y subsanaciones que acumulan los trabajos de permeabilidad, no sean muy halagüeñas, pero lo que sí es urgente y una demanda vecinal es la apertura de la nueva plataforma sobre las vías, que podría aliviar hasta un 70% el tráfico que ahora accede desde la carretera de Caboalles y la avenida de San Ignacio de Loyola a Pinilla para entrar a San Andrés.

Un rodeo de cuatro kilómetros que se ha puesto de nuevo de moda esta semana tras la clausura de los pasos a nivel de La Pontona, El Viento y Pradillo por parte de Adif, que servían de atajo histórico a los vehículos de la montaña y de la zona de Villabalter para conectar con San Andrés pueblo y hacia La Virgen del Camino.

¿Quién abre el puente?
El Administrador dice que el municipio como futuro dueño del vial y el Ayuntamiento que Adif por ejecutar la obra

La condena de esos cruces ha generado una gran polvoreda en el municipio. El PP, que advirtió que los grandes bloques de hormigón delante de los pasos que se colocaron el pasado viernes sugería su cierre inminente, como así ha sido, considera que «de la noche a la mañana y sin aviso a los vecinos no se pueden clausurar unos pasos tan utilizados y sin abrir el puente».

Adif señala que esos cierres se enmarcan en el proyecto de apertura de la Variante de Pajares en la línea León-Gijón, unos bloqueos que son «imprescindibles» para que la próxima semana se cargue el software de los itinerarios de los trenes de Alta Velocidad, en los que «no pueden aparecer ya pasos a nivel activos, de ahí el cierre también de otros tres en Cuadros dentro del tramo a La Robla», indican.

Esa última maniobra del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias ha levantado el clamor para abrir ya el puente de San Juan de Dios. Los leonesistas matizan la petición en que al menos se abra provisionalmente el nuevo vial para compensar el cierre de los tres pasos a nivel. No entienden que el Pradillo, La Pontona y El Viento se clausuren para preparar la llegada del AVE, porque es «algo que todos sabemos que la llegada de la alta velocidad va para largo y desde luego no se espera para este verano». UPL denuncia «la falta de sensibilidad» que tiene Adif con el municipio, «cerrando sin previo aviso estos pasos fundamentales para la comunicación de San Andrés con la carretera Caboalles y la ciudad de León sin aportar ninguna solución o alternativa para que los vecinos no tengan que desplazarse varios kilómetros para poder cruzar al otro lado de la vía o tener que utilizar el peligroso paso de Azorín, el cual no cuenta ni con aceras para peatones».

Por su parte, el Ayuntamiento de San Andrés insta a Adif a que ponga en funcionamiento el nuevo vial construido entre el Hospital San Juan de Dios y la confluencia de las calles Jesús Nazareno y La Pontona, o, en su defecto, que abra temporalmente los pasos a nivel clausurados hasta que se materialice de la nueva infraestructura. Aunque curiosamente Adif recuerda que el Mitma entregará ese vial a manos del Ayuntamiento, que es quien lo abrirá o no. La alcaldesa, Camino Cabañas, y el concejal de Urbanismo, Manuel Ángel García Aller, indican que tiene que ser el Administrador «quien formalice y ponga en funcionamiento este tramo, puesto que es la empresa pública quien ha ejecutado la obra».

                      Los concejales del PP en uno de los pasos cerrados el martes. DL
Los concejales del PP en uno de los pasos cerrados el martes. DL

Hasta el momento, la empresa había alegado que había que firmar un convenio entre las dos partes para después abrir la nueva carretera, de ahí que los servicios técnicos del Ayuntamiento también hayan especificado que es el Administrador quien debe ejecutar la apertura y, por tanto, «sea inviable la posibilidad de que sea el Ayuntamiento quien permita la circulación», afirman.

«Estamos en contra de que se hayan cerrado los pasos a nivel sin antes agilizar el convenio, aunque entendemos los trámites burocráticos, porque el compromiso era que la clausura de estos puntos se ejecutaría una vez que estuviera abierto el vial de San Juan de Dios», apuntó Cabañas, quien insistió en que el Ayuntamiento «ha colaborado en todo momento y precisamente por ello no se deben dar este tipo de incidencias, que generan malestar y frustración entre la ciudadanía» para al final ser el Ayuntamiento quien tiene que gestionar el enfado «sin tener la potestad para poder abrir el vial».

La alcaldesa resalta que «todo el asunto de la integración del ferrocarril genera una controversia en la ciudadanía que se traduce en pedir una responsabilidad al Ayuntamiento cuando el equipo de gobierno no es responsable de la ejecución de estos trabajos», por lo que Cabañas reclama a Adif «que tenga la sensibilidad de que en todo lo referente al ferrocarril vaya de la mano con el Consistorio».

El Mitma viaja a inspeccionar el puente de San Juan de Dios y cedérselo a San Andrés