martes 21.01.2020
Universidad

A por otros cuarenta años de progreso

La Universidad de León celebró ayer su creación en 1979 en un homenaje a sus fundadores, y anunció la convocatoria de nuevas plazas de profesorado tras haber sacado 199 en los últimos cuatro ejercicios
Cristóbal Halffter fue uno de los homenajeados. FERNANDO OTERO
Cristóbal Halffter fue uno de los homenajeados. FERNANDO OTERO

Los rectores de las Universidades de Léon y Oviedo. FERNANDO OTERO

Azul marino, celeste, rojo, verde, marrón, naranja, gris y violeta... El festival cromático de los birretes anticipaba la celebración de cuarenta años de vida de la Universidad de León, bajo el consonante sonido de los violines y el Coro Ángel Barja. Un pasillo formado por los casi cien congregados, entre decanos, doctores y profesores, escoltaba a los rectores para inaugurar el acto, que tuvo lugar en el Aula Magna San Isidoro de El Albéitar. Un día de festejo, celebración, y sobretodo agradecimiento a los que fueron miembros de la universidad en el 1979 y los que han continuado y permanecen en activo, según reiteró el rector Francisco García Marín. «Se trata de un homenaje a los rectores anteriores, a profesores, a ex alumnos y alumnos, y a tantas otras personas que han estado involucradas en la progresión que ha tenido lugar en los últimos 40 años», expresó.

Los decanos, doctores y profesores, miembros de la Universidad de León en 1979, fueron los grandes reconocidos. FERNANDO OTERO

Uno de los ponentes fue el rector más antiguo presente en el acto, Juan Manuel Nieto Nafría, quien resumió la vida de la entidad desde «una balbuceante infancia de problemas y enfermedades hasta la etapa juvenil en la que consolidó su estructura», para por fin alcanzar la «mayoría de edad» cuando «comenzó realmente el progreso». Nieto, que dirigió la Universidad de 1986 a 1990, también criticó la «carencia de autonomía en su sentido más prístino» debido a la dependencia de la Consejería de Educación y del Ministerio de Educación.

La secretaria general de la Universidad de León, María Pilar Gutiérrez Santiago, se encargó de presentar a los homenajeados: los decanos de la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales, Facultad de Veterinaria, Facultad de Derecho y Facultad de Filosofía y Letras, que fueron «necesarias» para la creación del ente. Igualmente, fueron reconocidos varios representantes internacionales y se proyectó un vídeo de felicitación en el que 27 países —Chile, Bélgica, Estados Unidos, Alemania, Italia, Rusia, Argentina o Turquía, entre otros— trasladaban sus congratulaciones al rector, Francisco García Marín. Otra de las personalidades que recibió sus honores fue el compositor madrileño, Cristóbal Halffter Jiménez-Encina, junto a Javier Cepedano Valdeón, dos de los presidentes del Consejo Social de la ULE. En el discurso de clausura, el rector de la Universidad de León señaló que el futuro de la ULE «es halagüeño, y seguiremos haciéndolo mejor a un nivel nacional e internacional, como así lo demuestran las más recientes calificaciones en ránkings nacionales e internacionales».

El coro Ángel Barja y la orquesta de Juventudes Musicales. F. OTERO

Para cerrar su intervención quiso aludir al importante peso de la entidad como motor científico, cultural y económico «y así debe seguir siendo». «Haremos todo lo posible para que las instituciones, las empresas y la Universidad colaboremos todavía más de lo que ya estamos haciendo», concluyó.

La pieza Sarabande de la ópera Almira, de Georg Friedrich Händel, y el himno de la Universidad de León cantado por el coro dieron por finalizada la ceremonia, a la que también acudieron autoridades de la ciudad, como el alcalde de León, José Antonio Díez, el subdelegado del Gobierno, Faustino Sánchez, el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Juan Martínez Majo, o el presidente de la Diputación, Eduardo Morán.

A por otros cuarenta años de progreso