domingo. 03.07.2022
Tribunales

Le pillan con 13 móviles robados y le absuelven por falta de orden de registro

La Policía halló los terminales gracias al localizador de uno de ellos, pero entró sin permiso
ESCENA SIMULADA DONDE UN RATERO INTENTA SUSTRAER EL MÓVIL DEL BOLSO A UNA DE SUS VÍCTIMAS
El detenido sustraía los teléfonos abriendo el bolso de sus víctimas. ANA F. BARREDO

La Audiencia Provincial ha estimado el recurso presentado por un varón, condenado en Penal 1 a quince meses de prisión, como autor de un delito continuado de hurto. La Sección Tercera lo absuelve porque no había orden de registro para la vivienda en la que aparecieron los trece terminales, arrojados a la casa del vecino ante la inminencia de su detención.

En la madrugada del día 10 de febrero de 2013, el sospechoso, que en esos momentos residía en un piso de acogida de León, acudió en compañía de varios conocidos a diversos establecimientos de ocio nocturno y aprovechando que los locales estaban llenos de gente, se aproximó sucesivamente a varias jóvenes que portaban bolsos para abrirlos, meter la mano en su interior y apoderarse de sus teléfonos móviles y carteras.

Así consiguió apoderarse de trece móviles. El teléfono utilizado por una de las víctimas tenía un dispositivo de seguimiento que fue activado por la joven en cuanto detectó su sustracción, y añadido esto a que su novio había visto al chico que se lo sustrajo meterse dentro de un vehículo BMW del que tomó parte de su matrícula, se pudo practicar la detención tras reconocerlo fotográficamente en dependencias policiales.

A las 7:50 horas del día 10 de febrero de 2.016 agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la ciudad de León acudieron al domicilio del investigado, que era la localización que señalaba el dispositivo de seguimiento del teléfono.

Les abrió la puerta otro varón, que al ser preguntado por el paradero del teléfono, les manifestó no saber nada y les franqueó el paso para que lo buscaran si querían, momento en el que localizaron los agentes el teléfono de la muchacha en un mueble de la entrada de la vivienda, junto con el resto de teléfonos sustraídos con excepción del que era propiedad de una de ellas, que fue hallado en una terraza del segundo piso del mismo inmueble.

Todos los teléfonos sustraídos fueron recuperados en perfecto estado y fueron devueltos a sus propietarias, según señala la sentencia.

«No consta una diligencia para hacer constar el consentimiento expreso de los residentes en el piso, tratándose de una vivienda compartida, y en este sentido debe tenerse en cuenta que por domicilio hay que entender un lugar cerrado en el que transcurra la vida privada, individual o familiar, aunque dicha ocupación sea temporal o accidental. Por otra parte, parece ser que la detención se produce en el mismo acto y la jurisprudencia establece que cuando un sujeto se halle detenido resulta obligatoria la asistencia de un letrado para que sea válido el consentimiento prestado por el investigado para que la policía practique un registro en su domicilio», dice la sentencia.

«Es preceptiva la presencia de letrado para que un detenido —en el caso de no existir autorización judicial— preste su consentimiento al registro domiciliario; si el que va a conceder consentimiento se encuentra detenido no puede válidamente prestar tal consentimiento si no es con asistencia de letrado, lo que así se hará constar por diligencia policial», explica la Audiencia, que declara de oficio las costas judiciales.

Le pillan con 13 móviles robados y le absuelven por falta de orden de registro
Comentarios